Álex Rins, el francotirador silencioso

Todo parecía estar servido para la gran historia de Marc Márquez, pero el de Suzuki nunca falla.

Álex Rins logró en Phillip Island su cuarta victoria en MotoGP
Álex Rins logró en Phillip Island su cuarta victoria en MotoGP

Desde que MotoGP 2022 llegó a territorio europeo en la quinta carrera del año, los podios pasaron a ser coto vedado de las motos italianas y Fabio Quartararo. A partir del Gran Premio de Catalunya, empezó una racha de hasta nueve carreras consecutivas donde los podios siempre tuvieron la misma fórmula: dos Ducati y otro piloto.

Mientras empezaba a sonar cada vez con más fuerza -y sorna- eso de la ‘Copa Ducati’, una de las grandes emociones antes de comenzar cada carrera era saber qué piloto sería capaz de inmiscuirse entre las Desmosedici para evitar el triplete de Borgo Panigale. Fabio Quartararo lo hizo en Catalunya, Alemania y Austria; Maverick Viñales en Países Bajos, Gran Bretaña y San Marino; y Aleix Espargaró en Aragón.

Fue salir de Europa y se acabó el trinomio Ducati-Aprilia-Quartararo. Lo rompió KTM, de la mano de Brad Binder en seco y de Miguel Oliveira en mojado. Eso no hacía sino ahondar en las respectivas crisis de las dos marcas que cierran la clasificación general de constructores: Suzuki y Honda. Unos, moralmente tocados -y por momentos hundidos- tras la noticia de su adiós a final de curso. Otros, penando en la travesía del desierto sin Marc Márquez.

Sin embargo, Phillip Island es algo así como la isla de ‘Perdidos’: tienden a pasar cosas raras. Allí, las jerarquías habituales del resto del mundo se difuminan y los ricos y los pobres tienen las mismas oportunidades, o casi. Los problemas para adelantar desaparecen y hasta parece que las motos ya no llevan alerones.

Álex Rins con Marc Márquez y Pecco Bagnaia totalmente pegados
Álex Rins con Marc Márquez y Pecco Bagnaia totalmente pegados

Era el caldo de cultivo ideal para asistir al retorno del rey Marc Márquez, que llegaba a uno de sus trazados predilectos tras quedarse cerca del podio en las dos carreras anteriores. Una percepción que iba aumentando con el paso de las vueltas, cuando no solo resistía el tirón inicial de Jorge Martín, sino que se le veía capaz de replicar los adelantamientos, jugar con la moto como antaño y presentarse en la última vuelta tercero a solo 143 milésimas de Pecco Bagnaia, al que tanto él como Álex Rins superaban al inicio de ese giro final.

Con el italiano guardando la ropa al saber que Quartararo estaba fuera de carrera, solamente Rins se interponía entre Márquez y lo más alto del podio, que lleva casi un año sin pisar (24 de octubre de 2021 en Misano).

Pero no pudo. Álex Rins tenía su particular gran historia, y sabía que estaba ante la que podía ser su última oportunidad para darle un final épico antes de que la Suzuki GSX-RR acabe sus días metida dentro de una caja rumbo a Hamamatsu y se quede allí para siempre.

En el aire, flotaba la intro de la mítica canción 'Lose yourself' de Eminem, un día antes del 50º cumpleaños del rapero:

Look / If you had / One shot / Or one opportunity / To seize everything you ever wanted / In one moment / Would you capture it? / Or just let it slip?
(Mira. Si tuvieses un solo disparo, o una sola oportunidad, para conseguir todo lo que siempre quisiste, en un momento. ¿Lo atraparías? ¿O lo dejarías escapar?)
 

La diferencia es que Álex Rins no tenía 8 millas por delante, sino menos de 3: concretamente 2,762, el equivalente a los 4,445 kilómetros de cuerda de Phillip Island. Tampoco se puso nervioso ni se quedó en blanco como le pasa a Slim Shady en la película.

Marc Márquez persigue a Álex Rins en Phillip Island
Marc Márquez persigue a Álex Rins en Phillip Island

Al contrario: su sombra se hizo gigantesca. Tanto que Márquez no encontró ni un solo resquicio por el que meter la moto para tratar de cambiar el desenlace y fue Álex Rins el que entró en meta con 186 milésimas de ventaja sobre su compatriota para hacerse con su cuarta victoria en MotoGP a solo tres semanas de despedirse de Suzuki para subirse, precisamente, a una Honda.

Era de justicia que fuese él el encargado de devolver a Suzuki a lo más alto del cajón. De las siete victorias de Suzuki en la era MotoGP, cuatro llevan su nombre. Nadie más ha repetido: las otras se las reparten entre Chris Vermeulen, Maverick Viñales y Joan Mir.

Hablar de Álex Rins es hablar de un francotirador silencioso que encontró en la GSX-RR su perfecto rifle de precisión. Aunque en ocasiones haya sido un peso enorme que cargar a las espaldas, cada vez que ha tenido una oportunidad para disparar, ha dado en la diana.

Álex Rins y Suzuki festejan la victoria ante la mirada de Marc Márquez
Álex Rins y Suzuki festejan la victoria ante la mirada de Marc Márquez

Sus cuatro victorias en MotoGP han sido por menos de medio segundo y, al mismo tiempo, nunca ha perdido una carrera por menos de medio segundo: su ‘derrota’ más ajustada fue en el GP de Europa de 2020 en el Ricardo Tormo, donde acabó a 651 milésimas de su compañero Joan Mir en el único doblete de la historia de la marca. Exceptuando esa, nunca se ha quedado a menos de un segundo del ganador.

Su estreno llegó en Austin 2019, cuando tras la caída de Márquez atrapó a Valentino Rossi, le superó a cuatro vueltas del final y le batió por 462 milésimas, su triunfo más holgado hasta la fecha. La más contundente fue en Aragón 2020, cuando lideró hasta 16 vueltas… pero tuvo que defenderse de un crecido Álex Márquez, que entró a 263 milésimas.

En medio, su victoria más épica, lograda en Silverstone 2019 ante Marc Márquez por tan solo 13 milésimas con un adelantamiento para la historia en la última curva. Esta vez, la exhibición fue de motociclismo defensivo, pero el resultado fue idéntico: Rins en lo más alto del podio.

Puede que por momentos le haya faltado regularidad. Puede que inoportunas caídas le hayan privado de luchar por mayores cotas. Puede que en ocasiones le haya faltado una moto algo mejor.

Lo que es indiscutible es que Álex Rins es el francotirador silencioso de MotoGP. Llega sin hacer ruido y, cuando se tumba y ajusta la mirilla, jamás falla un disparo.

Izan Guevara con el 1 de campeón del mundo, el tercero procedente del archipiélago balear

Relacionado

El archipiélago, la península y la isla

Álex Rins lidera la carrera por delante de Marc Márquez y Pecco Bagnaia.

Relacionado

Álex Rins gana en Australia, Marc Márquez vuelve al podio y Pecco Bagnaia es nuevo líder

Pecco Bagnaia ya lidera MotoGP 2022 tras Australia, donde Marc Márquez y Álex Rins mostraron una gran evolución

Relacionado

Evolución de los pilotos y las marcas de MotoGP 2022 tras el GP de Australia

Pecco Bagnaia es el nuevo líder de la clasificación general de MotoGP 2022 tras el GP de Australia

Relacionado

Clasificación MotoGP 2022 tras GP Australia

Álex Rins ha ganado el GP de Australia de MotoGP 2022 en Phillip Island ante Marc Márquez y Pecco Bagnaia

Relacionado

Resultados de las carreras del Gran Premio de Australia de MotoGP 2022 en Phillip Island