¿Son ilegales los inhibidores y los detectores de radares?

En la actualidad solo están permitidos los avisadores de radares que se incluyen en los navegadores GPS.

Uno de los detectores prohibidos de radares situado en un coche. Fuente: iStock
Uno de los detectores prohibidos de radares situado en un coche. Fuente: iStock

Aunque en las motos no sea tan común como en los coches disponer de un dispositivo que se encargue de avisar de los próximos radares, siempre es bueno saber cuál es la norma en la actualidad, pues de lo contrario es posible toparse con multas y la pérdida de puntos del carnet.

Avisadores de radares

Lo primero que hay que tener en cuenta es que los únicos dispositivos que se pueden utilizar son los que avisan de los radares, es decir, aquellos que aparecen en los principales navegadores del mercado.

En este sentido, todos ellos suelen “alimentarse” de la Dirección General de Tráfico, es decir, de la información a la que puede acceder cualquier usuario. A fin de cuentas, los radares fijos o de tramos son anunciados en la propia carretera. 

Eso sí, hay que recordar que en la moto hay que poner un especial cuidado cuando se rueda, sin perder la atención en dispositivos que puedan ir instalados. 

Detectores de radar = multa

Lo que sí está prohibido es la utilización de detectores de radar. Estos aparatos se encargan tanto de rastrear como de localizar cualquier radar que esté próximo, de manera que los conductores conocen de antemano cualquier posibilidad de ser multado por exceso de velocidad.

Y es que este tipo de detectores son capaces incluso de buscar y encontrar los móviles, algo que excede cualquier funcionalidad de los avisadores y que es motivo de multa en caso de que los agentes lo descubran. En este caso la infracción es considerada como grave, lo que se traducirá en una multa de 200 euros, a los que se sumará la retirada de hasta tres puntos en el permiso de conducir. 

Aviso de radar. Fuente: iStock/herraez
El margen de error en los radares ha descendido. Fuente: iStock/herraez.

Inhibidores de radar

Un falta aún mayor es instalar un inhibidor de radar, pues como su propio nombre indica, se trata de un dispositivo que es capaz de anular la señal que emite dicho radar. De este modo se bloquea su función y, por lo tanto, es imposible que se detecte la infracción de conducir a una velocidad superior a la permitida. 

Ni que decir tiene que la multa para castigar esta práctica es mucho más severa, pues no es que se detecte la presencia de un radar, sino que se inhabilita su funcionalidad. Así pues, si los agentes de la Guardia Civil encuentran un inhibidor de radar en un vehículo, lo catalogarán como infracción muy grave. Y en este caso el castigo es realmente cuantioso, ya que asciende a 6.000 euros y a la retirada de seis puntos del permiso de conducir.

Pero si los conductores de un vehículo han de enfrentarse a esa multa, los talleres que instalen este tipo de inhibidores serán castigados con una sanción aún mayor, la cual puede ascender hasta los 30.000 euros, ya que no solo estarían ayudando a saltarse la ley, sino que además se estarían lucrando con ello. 

Así pues, cualquier conductor debe tener muy claro que los avisadores están permitidos, pero tanto los detectores como los inhibidores son motivo de multa.

Archivado en:

Relacionado

Nuevos radares vigilarán que se cumplan los límites de 30 km/h de la DGT en las ciudades

Aviso de radar. Fuente: iStock/herraez

Relacionado

A vueltas con el margen de error de los radares de la DGT

Relacionado

Los nuevos radares ocultos para multar que indignan este verano a los conductores

Los mejores vídeos