Husqvarna 701 Supermoto, la versión de asfalto

Probamos la Husqvarna 701 Supermoto, la versión de asfalto de la Husqvarna 701 Enduro.
Víctor Gancedo | Fotos: Juan Sanz -
Husqvarna 701 Supermoto, la versión de asfalto
Husqvarna 701 Supermoto, la versión de asfalto

Las famosas palabras que utilizaba el presentador Joaquín Prats hace ya unos años en un conocido programa televisivo me han venido «al pelo» pera titular esta prueba de la nueva 701 Supermoto. En teoría, soy mayor, responsable e incluso padre de familia, pero tengo que confesaros que a los mandos de esta nueva moto he caído en la tentación y… ¡sí!, he «jugado».

Exactamente me ha ocurrido lo mismo que le advertí a mi vecino Pablo cuando me dijo que se quería comprar una KTM 690 SMC R, «prima hermana» de esta Husqvarna y con la que, salvo la carrocería, comparte componentes y propulsor. Le dije que era una gran moto, muy bien equipada y muy ligera, además de divertida y con un comportamiento muy bueno. Ahora bien, también le comenté que si la iba a utilizar como vehículo «utilitario» por ciudad, que estuviera preparado para «jugar» entre semáforos y rotondas, porque era lo contrario a una moto tranquila y, por tanto, difícil de conducir con calma. Y la verdad es que tras haber pasado unos días en compañía de esta supermotard, me tengo que reafirmar en lo que le dije a mi vecino.

Con 65 CV y solo 157 «kilos» con los casi 13 litros que caben en su depósito (todos datos verificados), la «Husky» de estas páginas es un auténtico «juguete». Sí es cierto que en parado es un poco alta de asiento y hay que estirar bien el abductor de la pierna derecha para pasarla por encima. Pero una vez sentado sobre ella las suspensiones ceden y ya parece algo más baja. Además, es muy estrecha y su largo asiento nos permite variar con facilidad nuestra posición. Entre curvas lentas y en maniobras a baja conviene ir adelantado, pero cuando circulamos por vías más rápidas, entonces es más correcto retrasarse y encorvar la espalada para buscar así una mayor integración con el conjunto.

Un «tiro»

Nada más ponerla en marcha, lo primero que llama la atención es la suavidad de funcionamiento y su baja rumorosidad mecánica. Por su sonido a bajas vueltas, parece que va a ser un motor discreto, pero nada más lejos de la realidad. Basta girar un poco el acelerador en vacío para que suba de vueltas muy rápido y nos muestre su carácter. Desde el principio sorprenden las ganas que tiene de aumentar de revoluciones. Entonces sí que se escucha su grave «ronquido». Y no se puede decir que no transmita vibraciones. Lo que sí es cierto es que, para ser una monocilíndrico con un pistón de ¡102 mm!, su nivel de vibraciones se puede considerar como muy bajo. Por otro lado, presionar la maneta de embrague de accionamiento hidráulico es un «juego de niños». Engranar primera tampoco representa el menor problema. En esta y en el resto de operaciones que realicemos con el cambio, no vamos a tener la más mínima complicación. El recorrido de la palanca es muy corto y las marchas se engranan de manera muy rápida. La verdad es que da gusto subir o bajar de relación.

En la escueta instrumentación tipo enduro no hay cuentarrevoluciones, pero no es difícil adivinar que esta 701 Supermoto alcanza un régimen muy alto para tratarse de una monocilíndrica. Mediante un mando selector que hay bajo el asiento, se puede elegir entre tres modos de motor (Standard, Soft y Advance), aunque no se aprecian grandes diferencias entre ellos. La potencia máxima en el banco es de 65 CV a 7.1000 rpm y el corte de encendido se produce en torno a las 8.500 rpm, datos que nos dan una idea de cómo es de brioso. Además de subir de vueltas muy rápido, también es muy constante y elástico, sin quejarse incluso cuando lo sometemos a una buena «paliza» en una carretera con muchas curvas. Está claro que es un motor muy completo, capaz de lanzar esta ligera supermotard hasta los ¡190 km/h! reales y de hacer que recorra los 400 metros desde salida en poco más de 13 segundos, gracias también a un escalonamiento de cambio perfecto, con una primera relación no demasiado corta.

Muy permisiva

Está claro que no voy a decir que es imposible caerse con esta Husqvarna, pero lo que sí puedo afirmar es que es mucho más permisiva que otras motos de carretera. Una vez que te has adaptado a los generosos recorridos de las suspensiones (algo más cortos que los de la 701 Enduro, pero todavía más largos de lo normal en una moto asfáltica) y los neumáticos ContiAttack SM han cogido temperatura, la sensación de agarre que transmite es una pasada, permitiendo corregir o cambiar las trayectorias en los virajes con mucha facilidad. Incluso sobre un asfalto frío y con humedades, como el que me encontré el día que realizamos las fotos que ilustran este artículo, la 701 Supermoto te ayuda a que entres en calor, animándote a que practiques una conducción alegre. Además, al pilotarla de esta manera, se vuelve más rápida de reacciones. Al retrasar las frenadas y entrar en las curvas con la horquilla algo comprimida, se cierra su lanzamiento y así conseguimos que la dirección giré mejor. De lo contrario, como ocurre en algunas maniobras a baja velocidad, a veces se muestra un poco terca ante nuestros requerimientos.

Además, aunque prefiere carreteras en buenas condiciones, también te permite mantener ritmos vivos sobre asfaltos algo deteriorados. Las suspensiones WP filtran bien las irregularidades y son absorbentes, y aunque se mueve y oscila longitudinalmente, no es difícil mantener las trayectorias y llevarla por el sitio que le marcamos. Se dirige francamente bien gracias a su manillar alto y nos transmite mucha seguridad.

La frenada «inteligente» es otro de sus puntos fuertes. Incluso con el ABS conectado, ofrece un modo Supermoto que permite bloquear algo la rueda trasera. La verdad es que con un disco delantero de 320 mm mordido por una robusta pinza de anclaje radial, la frenada está más que garantizada, consiguiendo muy buenos resultados sin tener que hacer mucha fuerza sobre la maneta. Sí es cierto que el manillar, provisto de anclajes elásticos, oscila de manera considerable en frenadas fuertes. Este aspecto es probable que se perciba en mayor medida si la disfrutamos en circuito. Para sentir más el tren delantero, en la lista de accesorios opcionales existe una pletina «Factory» que recibe las torretas del manillar de forma directa y, por tanto, se suprimen las citadas holguras. Aunque también es cierto que transmitirá alguna vibración más.

También te puede interesar

Suzuki Burgman 200 ABS: un scooter para recomendar

KTM 125 Duke y Yamaha MT-125, dos motos naked para los que empiezan

Husqvarna FC 250 2016, la moto de cross 250 4T más potente

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La promoción es válida para toda la gama de Ducati y Ducati Scrambler 2019 antes del ...

A la hora de escoger vuestro equipamiento off road es importante tener en cuenta las ...

Accesorios que se convierten en imprescindibles para el día a día de cualquier motori...

La Marca que ofrece la más amplia gama de motos 125 de marcha del mercado cuenta con ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...