Benelli BN 251, la moto más accesible a la gama italiana

La oferta de Benelli no para de crecer. Acabamos de probar la Benelli BN 251, situada como la moto de acceso a su cada vez más completa gama.
Marcos Blanco. Fotos: Benelli -
Benelli BN 251, la moto más accesible a la gama italiana
Benelli BN 251, la moto más accesible a la gama italiana

El lanzamiento de la Benelli BN 251 coincide con el 105 aniversario de la marca de motos italiana. Desde hace una década propiedad de Keeway, y quien defiende los intereses del gigante chino Qianjiang en Europa. Cuya estrategia del negocio europeo es concentrar la comercialización de los scooter bajo la marca Keeway y para el de las motos con el de la centenaria marca italiana. Como sabes, el diseño de las Benelli se realiza en la fábrica italiana de Pesaro, y con la fabricación de las motos en China. Donde Benelli alcanza una producción actual de 50.000 unidades.

La Benelli BN 251 representa el tercer modelo para Benelli en esta nueva era. Tras la comercialización de dos motos ya y de mayor cilindrada: Benelli BN 600 R y la Benelli BN 302. Esta última presentada el año pasado.

Diseño italiano

La Benelli BN 251 destaca por su buena presentación, con un diseño moderno y agradable a la vista; y que está inspirado en el de su hermana mayor Benelli BN 302. Un análisis detallado de sus componentes corrobora la idea, donde apreciamos piezas cuidadas y con el empleo del aluminio en su material de fabricación: como el manillar, los soportes de las estriberas del piloto y el pasajero, y el pedal de freno. Aunque también cuenta con elementos más modestos, fabricados en hierro, como el propio bastidor (de configuración perimetral), el basculante y la palanca de cambios. Justificados por la contención del precio, así como la posibilidad de reparación de manera sencilla. Por ejemplo, en el caso de doblarse la palanca. El tapón de gasolina es del tipo de bisagra, y facilitará el repostaje al no incordiar por tenernos ocupada una mano. En su conjunto, algo meritorio si nos fijamos en su contenido precio, situado por debajo de la barrera de los 3.000 €.

El tren delantero de la Benelli BN 251 es similar al de la Benelli BN 302, aunque prescinde de uno de sus discos de freno. Éste del tipo almenado y con 280 mm de diámetro y mordido por una pinza de cuatro pistones de anclaje convencional. Emplea idéntica  horquilla invertida, con barras de 41 mm y 120 mm de recorrido, y que deja a la vista el soporte previsto para la pinza de freno en su puntera derecha. También la llanta, donde una pieza circular plástica tapa los orificios roscados para sujetar el ausente disco derecho. Todo un detalle, por cierto.

El motor de la Benelli BN 251 genera un sonido discreto aunque evoca, salvando las distancias, a la personalidad deportiva asociada a la marca italiana. A los mandos la posición resulta natural, aunque las piernas quedan lógicamente flexionadas debido al contenido tamaño general, e integradas en el saliente que forma el depósito por sus laterales. Todo queda a mano y los mandos ofrecen suavidad al manejarlos. Con tan buenos detalles como contar con regulación en la maneta de freno, en cuatro posiciones.

La Benelli BN 251 dispone de dos asientos, aunque llama la atención que sus tapizados son de diferente superficie si los observamos en detalle. El del piloto nos sitúa a una altura correcta y accesible (785 mm), y su mullido es firme, sin trasmitir incomodidad alguna, y facilita los cambios de posición del cuerpo. El del pasajero es de menor tamaño, y para éste hay disponibles un par de generosas asas para sujetarse.

El cuadro de relojes de la Benelli BN 251 es similar al de la Benelli BN 302 pero un tanto más sencillo. La información se ofrece en formato mixto como en aquélla. Con un gran tacómetro analógico y con la zona roja a partir de 10.000 rpm, mismo lugar donde encontramos el corte. El resto de la información es en formato digital: velocidad, marcha engranada, totalizador y parcial del kilometraje, así como el reloj horario. Por cierto, cada uno de los parámetros de diferente tamaño, aunque incluso el más pequeño del trip resulta legible de un vistazo. Para la temperatura del motor y el nivel de gasolina se emplea un gráfico sistema de barras.

Divertida y fácil de llevar

Cuenta con un moderno propulsor monocilindrico de inyección electrónica DOHC de 4 válvulas que mueve a la Benelli BN 251 con total solvencia. Para él se declaran una potencia máxima de 25 CV a 9.000 rpm y 2,2 kgm de par motor a 7.000 rpm. No es nada perezoso al subir de vueltas y, como era de esperar, da lo mejor de sí en la zona más alta del cuentarrevoluciones. Dispone de eje contrarrotante para paliar las vibraciones, aunque éstas se dejan sentir y se incrementan al subir el régimen. Algo nada grave por otro lado. Destaca la suave y precisa inserción del cambio, con un correcto recorrido de la palanca. Así como su acertado escalonado, quedando la sexta marcha un poco más descolgada; más indicada para cuando vamos a ritmo de crucero y realizando un mínimo consumo.

El peso que se declara para la Benelli BN 251 es de 143 kg en vacío. Repartidos en un 48/52 % entre los ejes delantero y trasero. El depósito cuenta con una capacidad de 17 litros, así que habrá que sumar algo más de 13 kg en orden de marcha. Por lo que la autonomía no debería ser un problema.

La parte ciclo de la Benelli BN 251 ofrece una gran agilidad al realizar cambios de peso. Las suspensiones son firmes pero no llegan a resultar incómodas, a pesar de su sencillo aspecto. Sólo ofrece regulación de la precarga detrás, aunque al situarse el sistema de contratuerca en la parte alta del monoamortiguador obliga a desmontar parte de su carrocería. Entre sus sencillas herramientas encontramos una llave de medio punto destinada a esta operación. Los frenos cumplen sin sobresalir por su potencia. La reducción de peso y de prestaciones comparada con su la Benelli BN 302 es considerable, evidentemente. Pero es una moto más fácil y más agradable de llevar que su hermana. Ideal para iniciarse como práctico medio de transporte urbano e incluso más allá, al poder abandonar la ciudad y disfrutar de la conducción. A lo que contribuyen sus neumáticos Metzeler Sportec M5 Interact montados en origen, y que trasmiten confianza.

Los estribos del piloto de la Benelli BN 251 no cuentan con el habitual muelle de retorno, aunque si cierto enclavamiento, y no es difícil que queden plegados al sacar el pie; por ejemplo al estacionarla. Por cierto, en ese momento el uso de la pata lateral no plantea inconveniente alguno y en marcha queda bien recogida.

La Benelli BN 251 está disponible en tres colores: blanca, roja y negra. Pero siempre con su bastidor perimetral en un vistoso color rojo. Su precio es de 2.999 € y ofrece tres años de garantía. Todavía no consigue la homologación Euro 4 al no haber disponible actualmente una versión con ABS. Cosa que se solucionará en breves meses y supondrá un sobre coste de unos 400 € sobre el precio de la versión estándar.

Una buena candidata, con la sencillez de uso y la diversión a los mandos como mayores reclamos, y que contribuye a la ya dilatada historia de Benelli.

Te puede interesar

Prueba de la Kawasaki Z250SL

Prueba KTM 200 Duke

Comparativa motos de 250

Prueba de la Benelli BN 302

Te recomendamos

Con dos modalidades para elegir: 23,5 y 13 kilómetros....

No pierdas la oportunidad de participar en alguna de las tres nuevas ediciones que se...

Spidi pone en el mercado un guante de piel de entretiempo. Ideal por su diseño para c...

Accesorio universal para tu moto, muy fácil de instalar y realmente funcional. Válido...