Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

El español puede conseguir algo que sólo han conseguido ‘Little John’ y ‘El Corsario’.
Nacho González -
Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi
Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

A finales de este 2018, el español Álvaro Bautista se despedirá del paddock del Campeonato del Mundo de MotoGP, al que llegó en 2002 y del que es parte a tiempo completo desde 2003, con el título mundial de 125cc logrado en 2006 como hecho más reseñable de su palmarés. A cambio, emprenderá una nueva aventura en el paddock del WorldSBK, donde competirá en el Campeonato del Mundo de Superbike como piloto oficial de Ducati.

El objetivo está claro: desbancar al imbatible Jonathan Rea y llevar a la Ducati Panigale V4 a lo más alto del mundial de las motos de serie. Una empresa nada sencilla pero muy ilusionante: no en vano, de lograrlo, se convertiría en el tercer piloto de la historia en lograr el título mundial de Superbike tras haberse proclamado campeón del mundo en prototipos. Es más, sería el primero en ser campeón del mundo de 125cc y Superbike.

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Álvaro Bautista se proclamó campeón mundial de 125cc en 2006 (Foto: Gold & Goose)

Los dos precedentes son bien conocidos, y ambos conquistaron Superbike tras haberlo hecho en 250cc. Hablamos del estadounidense John Kocinski y del italiano Max Biaggi.

‘LITTLE JOHN’ KOCINSKI

El camino de John Kocinski iba directo a medirse de poder a poder con los dioses del medio litro de la época de las ‘unrideables’. Cuatro carreras en el 88 y dos en el 89 (ambas con victoria) hicieron de prólogo a su fantástico 1990 en el cuarto de litro, donde se llevó siete triunfos para acabar venciendo a un Carlos Cardús que le había llevado al límite a base de regularidad, siendo campeón con la Yamaha YZR250.

Publicidad

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

John Kocinski venció el Mundial de 250cc en 1990 (Foto: Gold & Goose)

Tenía tan solo 22 años, lo que en la época era una edad bastante precoz para acometer la aventura de las 500cc, en las que ya había debutado en Spa 1989 con un interesante quinto puesto. Su año de debut fue prometedor: mientras su compañero Wayne Rainey se llevaba el título, el acababa cuarto ganando la última carrera del año.

Tercero al año siguiente, su desplante al equipo al ganar en Sudáfrica cuando tenía que ayudar a Rainey le dejó sin moto, y no tuvo más remedio que volver a 250cc de la mano de Suzuki. Duró apenas medio año y, tras unas carreras de ausencia, volvió a final de temporada a la categoría reina con Cagiva, con la que igualaría el tercer puesto final en 1994. Se tomó un año sabático en el que se marchó a hacer esquí acuático, y en 1996 decidió probar suerte con Ducati en Superbike.

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

John Kocinski fue campeón mundial de Superbike en 1997 (Foto: Gold & Goose)

Tercero en su primer año, esa posición parecía perseguirle. Hasta 1997. Con la Honda RC45 no tuvo rival, y con nueve victorias se hizo con el título de forma contundente. Después volvería a los prototipos pero sin éxito, y se retiró un par de años más tarde sin la ansiada corona de 500cc pero como el primer piloto de la historia en conquistar el mundo con los prototipos y las motos de serie.

EL ‘CORSARIO’ BIAGGI

Tuvieron que pasar trece años hasta que alguien emulase la hazaña de Kocinski. No fue otro que Max Biaggi, que al igual que el estadounidense hizo la transición de un mundial a otro con un año sabático en medio.

Publicidad

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Max Biaggi conquistó el Mundial de Superbike en 2010 (Foto: Gold & Goose)

Corría el año 2007 cuando el controvertido piloto italiano hacía su debut en el Mundial de Superbike a lomos de una Suzuki, después de dejar MotoGP a finales de 2005. Tras un inicio prometedor se fue a Ducati, pero después de un año recaló en Aprilia. En su segundo año con la RSV4, en 2010, ganó el título, repitiendo dos años más tarde en el año de su despedida.

Antes de eso había pasado 15 temporadas en el paddock mundialista, donde llegó directamente a 250cc en la temporada 1991, en la categoría que dominaría con puño de hierro entre 1994 y 1997, cuando conquistó cuatro campeonatos consecutivos con dos marcas distintas: las tres primeras con Aprilia y la última con Honda.

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Max Biaggi ganó cuatro títulos seguidos de 250cc (Foto: Gold & Goose)

En 1998 se estrenó en 500cc ganando su primera carrera y siendo subcampeón, puesto del que no pasaría. Cuarto en 1999, tercero en 2000 y segundo en 2001 fueron sus resultados en las últimas temporadas de historia del medio litro, repitiendo el subcampeonato en la temporada de inauguración de MotoGP antes de enlazar dos terceros puestos consecutivos en 2003 y 2004 y de ser quinto en 2005, su peor resultado final en su último año.

Igual que Kocinski, Biaggi no conquistó el título más deseado. Pero a diferencia del norteamericano, que sólo reinó una vez en cada campeonato, Biaggi amasó seis títulos mundiales: cuatro en prototipos y dos en motos de serie, en lo que sin duda es el palmarés más completo de entre los pilotos de velocidad que nunca conquistaron la clase reina.

Publicidad

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Franco Morbidelli ganó el título de Moto2 el año pasado (Foto: Gold & Goose)

EL CURIOSO CASO DE FRANCO MORBIDELLI

Junto a Kocinski y Biaggi, solamente hay otro piloto que sabe lo que es hacerse con un título en cada uno de los dos grandes certámenes dentro del panorama del motociclismo de velocidad: se trata del italiano Franco Morbidelli.

La particularidad del italiano es que el título que conquistó dentro del paddock del WorldSBK no era de carácter mundial, sino continental: el ahora piloto de MotoGP –donde para 2019 cambiará la Honda RC213V del EG 0,0 Marc VDS por la Yamaha YZR-M1 del SIC Petronas- se proclamó campeón de Europa de Superstock 600 en la temporada 2013 a lomos de una Kawasaki ZX-6R.

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Franco Morbidelli ganó el Europeo de Superstock 600 en 2013 (Foto: Gold & Goose)

En una temporada muy competida, el italo-brasileño cerró el título en Jerez, donde hasta cuatro pilotos llegaban con opciones. Con la segunda posición se impuso a sus compatriotas Alessandro Nocco y Christian Gamarino, y al suizo Bastian Cheseux. Con el título bajo el brazo dio el salto al Mundial de Moto2, donde el pasado 2017 se proclamó campeón en su cuarta temporada completa, uniéndose a Kocinski y Biaggi como el tercer piloto en ganar un título del WorldSBK y otro de MotoGP.

LA OPCIÓN SANDRO CORTESE

Además de los tres nombres mencionados anteriormente hay que señalar un cuarto: Sandro Cortese. El alemán podría adelantarse a Bautista y convertirse en este mismo 2018 en el cuarto piloto en ganar en ambos certámenes, y en el tercero en hacerlo en una categoría de rango de título mundial tanto en los prototipos como en las motos de serie, donde además lo haría con una combinación totalmente inédita: Moto3 + Supersport.

Publicidad

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Sandro Cortese conquistó el Mundial de Moto3 en 2012 (Foto: Gold & Goose)

En la temporada 2012, Cortese se convertía en el primer campeón mundial de la historia de Moto3, que ese mismo año había sustituido dentro del Campeonato del Mundo de MotoGP a 125cc, la única categoría que había permanecido intocable desde la creación del Mundial en 1949. Dio el salto a Moto2 donde, tras cinco temporadas en el Dynavolt Intact GP, se quedó sin sitio antes de empezar en este 2018 por problemas económicos del que iba a ser su equipo, el Kiefer Racing.

Un revés que terminó convirtiéndose en una oportunidad: el Kallio Racing buscaba un segundo piloto para su Yamaha YZF-R6, la máquina que domina con autoridad el Mundial de Supersport. Allí apareció Cortese, que hizo podio en su debut en Phillip Island y ganó en su tercera carrera en Aragón. Con dos victorias y cinco podios en ocho carreras lidera la general a falta de cuatro pruebas. Si finalmente es campeón del mundo, se unirá a Kocinski y Biaggi como tercer piloto en conquistar el mundo tanto en los prototipos como en las motos de serie.

Álvaro Bautista tras los pasos de John Kocinski y Max Biaggi

Sandro Cortese lidera el Mundial de Supersport (Foto: Gold & Goose)

En este 2018 es el único piloto que tiene esa opción, pero en 2019 el que no será el único es Álvaro Bautista. También lo pueden conseguir pilotos como Cal Crutchlow (campeón de Supersport 2009 y que correrá en MotoGP), Sam Lowes (campeón de Supersport 2013 y que correrá en Moto2) y, si continúa en Superbike, Marco Melandri (campeón de 250cc en 2002). E incluso el propio Cortese si se le resiste este año, ya que se baraja su posible salto a Superbike con Yamaha.

Publicidad
Te recomendamos

Como habrás podido comprobar por ti mismo ya tenemos aquí al frío, y que como cada añ...

Llegar más allá del trail y del enduro es posible gracias a las nuevas tecnologías....

Si estás pensando en hacer un viaje con tu moto, Bridgestone ofrece una amplia gama d...