¿Cómo se hace el cambio de neumáticos de una moto?

Una operación que puede ser complicada si no se siguen los pasos y no se dispone de las herramientas adecuadas.

Mecánico cambiando uno de los neumáticos de una moto. Fuente: iStock / South agency.
Mecánico cambiando uno de los neumáticos de una moto. Fuente: iStock / South agency.

Igual uno nunca se ha visto en tal situación pero más pronto que tarde puede que a un motorista le toque cambiar alguno de los neumáticos de su moto. Una operación que puede que al principio no resulte sencillo, pero de la que se saldrá airoso si se siguen con detenimiento los pasos para ello, con lo que no será ni necesario llevar este vehículo a un servicio profesional cuando las ruedas se hayan gastado o por ejemplo haya que cambiarlas por algún percance en la carretera. 

Uno de los neumáticos de una moto con un pinchazo, antes de ser cambiado. Fuente: iStock / Iamnee
Uno de los neumáticos de una moto con un pinchazo, antes de ser cambiado. Fuente: iStock / Iamnee.

Los primeros pasos

Pero poco se puede hacer, sobre todo en tema de mecánica y motor, si no se cuenta con las herramientas necesarias para ello. Así pues, lo primero de todo es revisar que se tiene a mano el material preciso; esto es: demonstables (mínimo dos, pero cuantos más mejor), una bomba de aire, un medidor de presión, un par de neumáticos nuevos (lo lógico, claro), silicona en spray especial para neumáticos y un purgaválvula.

Todo listo, a continuación lo que hay que hacer es desmontar esa rueda afectada de la moto, y a continuación se saca el aire de las llantas por medio de una válvula de aire. En este caso y si se tiene algo de prisa se puede usar el purgaválvulas. Comprobado que ya no queda nada de aire, es el momento de extraer esa misma llanta. Lo primero es despegar los flancos del neumático de la llanta.

Lo ideal sería disponer de un destalonador neumático, pero también nos podemos hacer con un soporte destalonador manual, muy empleado entre los usuarios de motos de enduro y a un coste relativamente accesible (sobre todo si vamos a cambiar los neumáticos varias veces). De no disponer de estas dos herramientas, sabed que la mayoría de los desmontables suelen tener una posición que permite despegar el flanco del neumático de la llanta. Hay que despegar el flanco en toda la circunferencia, tanto en un lado como en el otro.

A continuación, desmontamos el flanco de la llanta, haciendo palanca con al menos dos desmontables, y posteriormente con un tercero para ir demontando toda la circunferencia, primero en un lado y luego en el otro.

Colocar la rueda nueva

Sujetando la nueva rueda que se va a poner se aplican un par de capas de silicona de montar en la parte interior de la misma (también sirve un poco de jabón con agua). Es importante no escatimar a la hora de echar este producto, que favorece el deslizamiento de la goma en la llanta al montarla, para evitar pellizcos, y también genera una capa sellante que facilita el posterior proceso de inflado. Antes de presentar el neumático en la llanta hay que fijarse si es un neumático con sentido de giro, algo que viene señalado en el propio neumático, para no montarlo con el dibujo de la banda de rodadura "al revés". 

También es recomendable fijarse en la marca roja que suelen incluir los neumáticos en el lateral. Esta marca señala la zona más ligera del neumático, y hemos de hacerla coincidir con la zona de la válvula de inflado en la llanta, que suele ser la más pesada, para compensar la diferencia y facilitar el posterior proceso de equilibrado.

Si hasta aquí no ha habido problema alguno y todo sigue su curso es el momento de empezar con otro momento clave, colocar el nuevo neumático usando para ello los desmontables. En caso de neumáticos con cámara de aire, una vez montado un lateral aprovecharemos para introducir la cámara de goma, inflándola a continuación ligeramente para evitar pellizcarla con el desmontable al montar el otro flanco. Obviamente, al introducir la cámara también hemos de introducir la válvula de inflado por su correspondiente orificio en la llanta.

Hecho esto, el siguiente paso es coger el compresor o la bomba de aire para inflar la rueda. Y ya solo queda el paso final: comprobar la presión por medio de un medidor.

Antes de volver a instalar la rueda en la moto debemos realizar el equilibrado de la misma.

¿Cuándo cambiar los neumáticos?

No es algo baladí. Los neumáticos son piezas claves de una moto y es importante saber que ha llegado el momento de cambiarlos (salvo si es por causa de fuerza mayor de un accidente). Y es que la seguridad es lo primero. 

Si se atiende a los kilómetros, lo más recomendable es cambiar las ruedas (cuando estas sean buenas) cuando hayan hecho de media unos 40.000 kilómetros. Si no son de muy buena calidad, ese número baja: cada 5.000 km para los neumáticos traseros y 10.000 km en los delanteros. Sin embargo, hay otras señales que también avisan de un cambio de neumático más que necesario: cuando este tiene una profundidad de desgaste inferior a 1.6 mm, si se ha producido un pinchazo y este no se puede reparar, si está muy desgastado por el uso, si se ha dañado con un bordillo o acera o si la presión de inflado no dura mucho. 

Archivado en:

Diferentes neumáticos, entre los que se encuentran de tipo tubeless. Fuente: iStock / deepblue4you.

Relacionado

¿Qué es un neumático tubeless?

Bridgestone Battlax Sport Touring T32

Relacionado

Bridgestone Battlax Sport Touring T32, nuevo neumático sport touring

Cómo equilibrar la rueda de tu moto

Relacionado

Cómo equilibrar la rueda de tu moto

Cómo reparar un pinchazo: sustitución de cámara.

Relacionado

Cómo reparar un pinchazo: sustitución de cámara

Los mejores vídeos