¿Cuándo sustituir los retenes de la horquilla?

Estas piezas son fundamentales para que el aceite de la horquilla no se salga y funcione correctamente.

Los retenes de la horquilla han de estar en perfectas condiciones. Fuente: iStock/vtwinpixel.
Los retenes de la horquilla han de estar en perfectas condiciones. Fuente: iStock/vtwinpixel.

Aunque los retenes de horquilla son piezas pequeñas tienen una labor fundamental, ya que son los que impiden que el aceite hidráulico que hay en la horquilla salga al exterior, provocando un mal funcionamiento o alguna avería (puede llegar a empapar de aceite la rueda delantera, con lo que eso provoca en el freno). En ese momento hay que cambiar los retenes por unos nuevos, así como limpiar toda la zona.

Cuando fallan los retenes de la horquilla

Como se puede suponer, no todas las horquillas funcionan del mismo modo, aunque sus retenes sí que llevan a cabo la misma misión, que no es otra que evitar que el líquido se salga en el momento en que aquellas están trabajando.

Pero al estar hechos con materiales que pueden deteriorarse, llega un momento en el que tienen desperfectos o se han dado de sí o directamente se han roto por el uso. Es decir, es normal que tarde o temprano haya que cambiarlos para que las horquillas sigan funcionando a la perfección.

Horquilla de la moto. Fuente: iStock/Askolds
Horquilla de la moto. Fuente: iStock/Askolds

Cambiar los retenes

Para realizar el cambio por cuenta propia (si se lleva a un taller solo será necesario dejar esta labor al mecánico especialista, pagarle cuando haya terminado y recoger la moto), hay que comprar los retenes de repuesto. Suele haberlos de marcas alternativas y los del propio fabricante. Sea como fuere, deben ser de calidad si no se quiere pasar por la misma tesitura en poco tiempo. 

Una vez que se tienen, habrán de realizarse los pasos que resumimos a continuación:

  • En primer lugar, hay que levantar la parte delantera de la moto, ya que habrá que desmontar la rueda.
  • Se desmonta la horquilla.
  • Se afloja el tapón para abrir la pieza por la parte superior de la misma. En este punto es importante saber que habrá que montarla del mismo modo que está posteriormente. Además, conviene no arañarla ni dañarla durante el proceso.
  • Se vacía de aceite (ponerlo en una cubeta) para poder trabajar.
  • Se retira el clip que mantiene sujeto el retén.
  • Se retira el retén viejo con cuidado de no dañar esa parte de la horquilla y se coloca el nuevo.
  • Posteriormente es el momento de volver a montar la horquilla, rellenándola con aceite.
  • En el caso de querer cambiar el aceite de la horquilla, el viejo habrá que llevarlo a un punto de reciclaje, mientras que para el nuevo se puede optar por el que recomiende el fabricante.
  • Se vuelve a montar la horquilla y después se coloca la rueda nuevamente.

Cuando se ha terminado de hacer todo, hay que comprobar que la horquilla funciona a la perfección y la dureza que tiene (esto se habrá calculado con antelación). Como se trata de una operación que tiene cierta dificultad y para la que se necesitan conocimientos técnicos y herramientas preparadas para ello, lo más recomendable para quienes no cuentan con los medios suficientes será acudir a su taller de confianza y confiar en su buen hacer.

Archivado en:

Sistema de suspensión de horquilla telescópica. Fuente: iStock/vtwinpixel

Relacionado

La horquilla telescópica de la moto, la suspensión favorita del mercado

La suspensión (I): Precarga y regulación de la horquilla. Consejos de mecánica de Manolo López.

Relacionado

La suspensión (I): Precarga y regulación de la horquilla

La columna de Kevin Cameron en la revista MOTOCICLISMO 2.602.

Relacionado

"Evolución de la horquilla", la columna de Kevin Cameron

Los mejores vídeos