Victorias de Cagiva en el Dakar

La Cagiva Elefant 900 ie fue una de las grandes motos que recorrieron las arenas del Sahara a comienzo de los años 90.

Hubert Auriol, con una Cagiva.
Hubert Auriol, con una Cagiva.

A lo largo de sus más de cuarenta ediciones el Rally Dakar ha tenido numerosos ganadores que han logrado superar la crudeza del desierto para inscribir sus nombres con letras de oro en el palmarés de tan famosa prueba. Sin embargo, las marcas que les han llevado a tocar el cielo han sido muchas menos… y todas ellas con un gran poderío detrás. 

Para resumir se puede decir que KTM suma dieciocho triunfos finales, Yamaha se alzó con nueve, Honda llegó a ocho y en el haber de BMW contamos hasta seis. ¿Y además de estos gigantes? Pues hay dos nombres más: el año pasado ganó una Gas Gas (perteneciente a KTM) y hace ya varias décadas (en los 90) la italiana Cagiva fue capaz de arrebatar dos victorias a los gigantes con los que se batió.

Cagiva en el Dakar

Esta marca comenzó su andadura allá por los años 70 y en su afán por evolucionar llegó a comprar a Ducati en 1985, de ahí que a partir de ese momento las motos Cagiva tuvieran en su interior los motores de la firma de Borgo Panigale.

Precisamente fue en 1995 cuando las motos de Cagiva participaron por primera vez en el París-Dakar. Para ello contaron con Hubert Auriol, que había ganado en 1981 y en 1983 con BMW. De hecho, la figura de Auriol fue clave para el despegue de la marca italiana en el rally. Eso sí, aquello le costó la salud, ya que en 1987, sobre una Cagiva Elefant 750 estuvo a punto de obtener la victoria final, pero terminó con los tobillos fracturados después de un accidente en la penúltima etapa. Ese hecho le llevó a los coches, donde pudo conseguir un nuevo título.

1985 Dakar Ligier Cagiva
Ligier Cagiva en 1985.

La mítica Elefant 900 ie

Los de Cagiva no se rindieron pues habían visto muy cerca la gloria. Y eso les llevó a fabricar la Elefant 900 ie con motor Desmodue, caja de cambios de cinco velocidades y sistema de inyección electrónico. Aquella moto que ha pasado a la historia del Dakar dominó a todas las demás y consiguió la victoria en la edición de 1990 con Edi Orioli a los mandos. Fue el año en el que Carlos Mas acabó segundo con Yamaha, mientras que Alessandro de Petri completó el podio también con Cagiva.

El siguiente título llegaría con el mismo protagonista, el italiano Orioli, en 1994. En aquella ocasión le acompañó en el podio Jordi Arcarons, que también montaba una Cagiva, mientras que en la tercera posición se situó Fabrizio Meoni con una Honda.

Así pues, Cagiva había conseguido una moto sobresaliente que estuvo “dando guerra” unos cuantos años, aunque cabe preguntarse cuál hubiera sido el palmarés si no hubieran tenido que competir contra Stéphane Peterhansel y su Yamaha. Y es que Monsieur Dakar parecía invencible sobre la moto a comienzos de los 90. De hecho, privó de la victoria a Danny Laporte, el citado Arcarons y a Óscar Gallardo, todos ellos segundos en el Lago Rosa y con Cagiva. La marca italiana acabó su trayectoria en el Dakar con dos victorias, cuatro segundos puestos y tres terceros.

Archivado en:

Cyril Neveu en 1988

Relacionado

Cyril Neveu, el primer gran campeón del Dakar

Edi Orioli reinó cuatro veces en el Dakar. Fuente: iStock/boggy22

Relacionado

Hitos en el palmarés de Edi Orioli

Hubert Auriol en una Cagiva

Relacionado

Hubert Auriol, el africano que llegó de Francia

Los mejores vídeos