Ana Carrasco, Kawasaki y SSP300: Los 5 años que cambiaron la historia del motociclismo

Los increíbles números de la española en la categoría ligera del WorldSBK no son lo más importante.

Ana Carrasco conquistó el título mundial de Supersport 300 en 2018 pero logró victorias también en 2017, 2019, 2020 y 2021
Ana Carrasco conquistó el título mundial de Supersport 300 en 2018 pero logró victorias también en 2017, 2019, 2020 y 2021

El 8 de noviembre de 2015, la española Ana Carrasco se despedía de los grandes premios tras temporadas en el Mundial de Moto3. Un prometedor estreno en 2013 con el Team Calvo, donde llegó a ser octava en Valencia con una moto que estaba lejos de las mejores (todavía no había llegado la igualdad a la categoría ligera) dio paso a dos años complicados, marcados por lesiones: uno en el RW Racing GP y otro en el RBA Racing Team.

Han pasado seis temporadas completas desde su despedida. No serán siete: tras fichar por el BOE SKX, el 6 de marzo (2.310 días después) estará en la parrilla del Gran Premio de Qatar de Moto3 para seguir donde lo dejó. Un reto mayúsculo, ya que tendrá que readaptarse a los prototipos para competir con una treintena de pilotos que ya están adaptados, dado que los rookies proceden de categorías donde su usan motos realmente similares.

La temporada 2016 fue para olvidar. Recaló en el Europeo de Moto2 y allí fueron todo problemas, incluido un cambio de chasis a mitad de temporada. Un desastre que parecía poner en peligro su carrera internacional. Hasta que el WorldSBK anunció la creación de una tercera categoría con rango de título mundial: Supersport 300.

Ana Carrasco, campeona del mundo de WSSP300
Ana Carrasco, campeona del mundo de WSSP300

CINCO AÑOS DE LEYENDA

Aunque nadie lo podía saber entonces, había comenzado una leyenda que cambiaría para siempre la historia del motociclismo.

Todo empezó cuando el ETG Racing anunció el fichaje de Ana Carrasco para disputar la temporada inaugural del Campeonato del Mundo de Supersport 300 a lomos de una Kawasaki Ninja 300. Cinco años después, nada volvería a ser lo mismo.

  • 2017: Un triunfo histórico

En un año dominado por las Yamaha, que coparon cinco de las siete primeras plazas en la general final, Ana Carrasco comenzó el año aferrándose a los puntos, acabando siempre en el top 15 durante las seis primeras carreras de la temporada. En la siguiente, hizo un 7 a la historia del motociclismo femenino mundial.

En una última vuelta memorable en el circuito de Portimao, se vio luchando contra tres Yamaha y una Honda, ante pilotos que se estaban jugando el título. Le dio igual: supo situarse a la perfección para coger el rebufo de Marc García -a la postre campeón del mundo- y batirle por 53 milésimas para convertirse en la primera mujer en ganar una carrera de un campeonato del mundo FIM.

Ana Carrasco consiguió en Portimao 2017 la primera victoria para una mujer piloto en un Mundial FIM
Ana Carrasco consiguió en Portimao 2017 la primera victoria para una mujer piloto en un Mundial FIM
  • 2018: Campeona del mundo

Fiel a Kawasaki, cambió de equipo y de moto: la Ninja 400 en el DS Junior Team de David Salom. Sexta en Aragón y cuarta en Assen -donde hizo historia al hacer la vuelta rápida-, sabía que tendría su oportunidad de luchar el título y se ceñía a su plan de sumar el máximo posible de puntos para mantenerse en la pelea.

En Imola fue un paso más allá: primero se convirtió en la primera mujer en lograr la pole y, tras arrasar para imponerse con casi 14 segundos de margen, también tachó de la lista el hito de ser la primera en liderar un Mundial. No contenta con eso, dos semanas después repitió en Donington: pole, escapada, victoria (por 4,6 segundos) y mucho más líder.

Llegó entonces la presión y la afrontó volviendo al plan de sumar puntos siempre. Dio resultado: en uno de los finales de temporada más emocionantes de la historia del motociclismo, un solo punto le dio el título en la carrera final de Magny-Cours para convertirse en la primera mujer piloto en ganar un Campeonato del Mundo de la FIM.

Ana Carrasco se proclamó campeona del mundo de Supersport 300 en 2018
Ana Carrasco se proclamó campeona del mundo de Supersport 300 en 2018
  • 2019: Defensa con honor

Fichó por Provec para vestirse por fin de verde Kawasaki y, con el 1 en el carenado, arrancó el año con su primer abandono en la categoría. Tras ser octava en Assen volvió al cajón con dos podios en Jerez antes de llevarse la victoria en Misano, aunque para entonces su compatriota Manu González había puesto tierra de por medio y revalidar la corona se antojaba utópico.

Así fue: pese a sumar otro podio en Portimao, la victoria en la penúltima cita en Magny-Cours no era suficiente y ‘Manugasss’ se proclamaba campeón entrando segundo. Aun así, cerró el curso con honor en Losail para terminar tercera en la clasificación general final por detrás del neerlandés Scott Deroue, con el que mantenía una pugna en el ránking histórico de victorias en la categoría.

Ana Carrasco cosechó en Misano 2019 la primera de sus dos victorias con el 1 en el carenado
Ana Carrasco cosechó en Misano 2019 la primera de sus dos victorias con el 1 en el carenado
  • 2020: Un oscuro túnel

Seguramente el de 2020 fue su mejor comienzo de año. Ya con dos carreras en todas las citas, subió al podio una vez en Jerez, otra en Portimao -donde consiguió repetir el triunfo de tres años antes para ponerse líder- y una más en Aragón. Tras siete carreras estaba metida de lleno en la general, donde ocupaba la tercera posición a ocho puntos del que sería campeón, el neerlandés Jeffrey Buis.

El cero de la octava carrera suponía un pequeño revés, pero quedaban tres rondas y sus opciones estaban intactas. Y de repente, el túnel: en septiembre, una caída en un test en Estoril le costó la fractura de dos vértebras, empezando una dura y larga recuperación que le hizo decir adiós a la temporada, llegando a poner en duda si podría volver a competir.

Ana Carrasco repitió triunfo en Portimao, su única victoria en 2020
Ana Carrasco repitió triunfo en Portimao, su única victoria en 2020
  • 2021: Volver a sonreír

Volvió, claro. El Provec y Kawasaki renovaron su contrato cuando estaba lesionada, y con esa confianza -y tras una nueva operación en enero- emergió para volver a subirse a su Kawasaki en febrero. Ya en la segunda carrera de la cita inaugural de Aragón firmó un interesante quinto puesto, un éxito que meses antes parecía una absoluta quimera… pero que solo era el preludio de lo que sucedería tres semanas después.

Misano fue el escenario en el que Ana Carrasco volvió a degustar el inigualable sabor de la victoria, acudiendo a su cita con lo más alto del podio por quinta temporada consecutiva. Después vendría una segunda mitad de temporada para olvidar, pero desde una perspectiva global, haber vuelto a sonreír desde el número del cajón dejaba en segundo plano todo lo demás.

Ana Carrasco logró en Misano 2021 su séptima y última victoria en SSP300
Ana Carrasco logró en Misano 2021 su séptima y última victoria en SSP300

MÁS ALLÁ DE LOS NÚMEROS

Ya cuando terminó el curso se barruntaba que podría ser el último en la categoría. Las quinielas colocaban a la murciana en el Mundial de Supersport con Kawasaki, y todo hace pensar que ella misma también lo creía, ya que este mismo mes de enero estuvo probando una ZX-6R en Jerez.

Finalmente, no será así: su futuro está de vuelta en el Mundial de Moto3 con la KTM del BOE SKX, con la que intentará seguir derribando fronteras en la historia del motociclismo femenino en los grandes premios. Atrás quedan cinco años junto a Kawasaki en Supersport 300 que lo han cambiado todo. No solo para ella, sino también para todas las que vengan después.

El título mundial, las siete victorias, los doce podios, las tres poles o las doce vueltas rápidas son solo números que apenas sirven para cuantificar el impacto del lustro que ha pasado Ana Carrasco con Kawasaki en el Mundial de Supersport. Su legado va más allá.

Ana Carrasco y el Provec Kawasaki festejan el triunfo en Misano
Ana Carrasco y el Provec Kawasaki festejan el triunfo en Misano

Ha desterrado para siempre el uso de la excesivamente manida construcción ‘una mujer’ para titular cualquier logro femenino, como si ‘una’ fuera el nombre y ‘mujer’ el apellido. Con su primera victoria tumbó un sinfín de prejuicios machistas que habían impregnado el imaginario colectivo del motociclismo durante décadas. Ese fue el primer paso.

Las más importantes vendrían después. Cuando dejó de ser noticia. Sí Ana Carrasco ha cambiado para siempre la historia del motociclismo es porque normalizó ver a una mujer ganando. Porque convirtió la excepción en rutina. Lo que hace menos de cinco años era impensable se tornó un día más en la oficina para la murciana.

Cogió una expresión utilizada para ridiculizar a las mujeres como ‘Ride like a girl’ (Pilotar como una chica) y la convirtió en un lema.

Cambió las reglas del juego.

Ahora, gracias a ella, todas las que vienen detrás ya saben que pueden hacerlo. Porque, cada vez que alguien les diga que no pueden ganar a los chicos, ellas podrán mirarles a los ojos y decirles: “Claro que puedo. Ana lo hizo”. Porque hay puertas que, una vez abiertas, son imposibles de cerrar. Y Ana la abrió para todas.

Ana Carrasco, la victoria más necesaria

Relacionado

Ana Carrasco, la victoria más necesaria

Ana Carrasco, cronología de la leyenda de Lady GasGas

Relacionado

Ana Carrasco, cronología de la leyenda de Lady GasGas

Ana Carrasco ya no es noticia

Relacionado

Ana Carrasco ya no es noticia

Ana Carrasco, coronada campeona del mundo (Fotos: Gold & Goose)

Relacionado

Ana Carrasco destroza el techo de cristal

Ana Carrasco (Fotos: Gold & Goose)

Relacionado

Ana Carrasco: La leyenda estaba escrita

Nuestros destacados