Carlos Sotelo, del Dakar a las motos eléctricas

Después de labrarse una gran carrera en raids y enduro, Sotelo cambió de tercio y creó la marca Silence.

Carlos Sotelo. Fuente: SILENCE.ECO
Carlos Sotelo. Fuente: SILENCE.ECO

Los años 90 fueron el despegue de los pilotos españoles (sobre todo de motos) en el Rally Dakar. Agustín Fernández (tercero en la clasificación final) y Carlos Mas (segundo tras Edi Orioli) habían abierto la veda en 1989 y 1990, demostrando que era posible no solo disputar el rally más famoso (y uno de los más duros) del mundo, sino que también estaban en disposición de conseguir buenos resultados.

A partir de ese momento no fue extraño ver a los motociclistas españoles por los puestos de cabeza. Jordi Arcarons fue el que más se acercó a la victoria en una época en la que Orioli y sobre todo Stéphane Peterhansel dominaban con mano de hierro la categoría. Pero Arcarons no estuvo solo. Uno de los pilotos más destacados en tierras africanas fue Carlos Sotelo, que llegó a finalizar el raid en tercer lugar, además de protagonizar algunos triunfos de etapa en diversas ediciones.

Carlos Sotelo en el Dakar

Como él mismo dijo en su día, el que corría en África por primera vez, generalmente volvía, y eso es lo que hizo este piloto que disfrutaba con la soledad de acometer los retos a los que somete el Dakar. Desde 1992, Sotelo dio lo mejor de sí mismo y en el rally de 1996 firmó su mejor posición, la tercera tras Edi Orioli y Jordi Arcarons. Aquello fue todo un logro para este piloto que dio pinceladas de su talento para correr raids. 

En 1997 y 1998 ganó una etapa en cada edición, mientras que en 1999 volvió a ocupar un buen puesto final, ya que acabó quinto en una edición que vio cómo Richard Sainct se llevaba su primera carrera. 

Silence, una de las marcas clave dentro del mercado de la moto eléctrica española
Silence, una de las marcas clave dentro del mercado de la moto eléctrica española.

Creador de Silence

Dada esta trayectoria, pocos podían imaginar que Sotelo se convertiría en el CEO de la principal marca de motos eléctricas que se fabrican en España: Silence. No en vano, el nombre de la misma no solo proviene del nulo ruido que los vehículos eléctricos hacen al moverse, sino de la paz y el silencio absoluto que se podía experimentar en el desierto en alguna de las muchas jornadas que el piloto barcelonés disputó en tierras africanas.

Sotelo tenía claro que “hemos hecho del mundo un garaje, cerrado y con el motor en marcha”, de manera que era momento de la energía eléctrica y en vez de apostar por la importación y distribución de motos eléctricas, decidió que debían fabricarse en España.

Así, en 2011 se empezó a desarrollar el briefing de la S01, primer modelo de Silence. A este le siguió el S02, una moto eléctrica destinada sobre todo al reparto y las flotas empresariales. Con esos mimbres, la compañía comenzó a crecer y a contar cada vez con más pedidos, de tal modo que en el año 2016, Silence cerró ya su ejercicio con un 57% de cuota del mercado motos eléctricas L3e, lo que demostraba que la apuesta de Sotelo se estaba convirtiendo en una victoria mucho más espectacular que sus participaciones en el Dakar. Asimismo, Silence cerró el año 2020 con el 66% del mercado de las motocicletas eléctricas (L3e) en España y con el 40% en Europa.

Archivado en:

Silence S01 Plus.

Relacionado

Silence S01 Plus 2022, scooter 100 % eléctrico y ahora prémium

Silence, una de las marcas clave dentro del mercado de la moto eléctrica española

Relacionado

Silence, una de las marcas clave dentro del mercado de la moto eléctrica española

Relacionado

Silence S04, el nuevo vehículo español que quiere revolucionar la ciudad con sus baterías extraíbles

Los mejores vídeos