Los hermanos Roberts, el legado del "marciano"

Kenny Jr. y Kurtis Roberts heredaron el gen competitivo de su padre aunque no tuvieron la misma suerte

Kenny Roberts a lomos de su Suzuki. Fuente: Gold & Goose
Kenny Roberts a lomos de su Suzuki. Fuente: Gold & Goose

Si para los hermanos Nieto debió ser complicado que todos los ojos estuvieran puestos en ellos después de que su padre rompiera moldes en el motociclismo español, algo parecido les debió suceder a los hermanos Roberts. Y es que su padre, el legendario Kenny Roberts era una figura mundial que había ganado tres campeonatos de 500 cc, además de innumerables carreras en Estados Unidos. 

Sin embargo, tanto Kenny Jr. como Kurtis no estaban por la labor de dejar pasar la oportunidad de probar suerte sobre las dos ruedas. A fin de cuentas, se habían criado viendo los logros de su padre y cómo el Marciano tenía un don especial sobre su mítica Yamaha.

Los hermanos Roberts 

El mayor de los dos fue Kenny Jr., un apodo que con el tiempo deseó desterrar, ya que el hijo del tricampeón se labró una carrera en la que llegó a ser campeón del mundo, el primer “hijo” que lo conseguía en la historia del campeonato. 

Kenny Jr. era un buen piloto capaz de hacer frente a los grandes del momento hasta tal punto que logró sorprender a propios y extraños cuando se hizo con el título en el año 2000. Y es que lo hizo con una Suzuki, marca que no ganaba desde el 93 con Kevin Schwantz y que había pasado por serias dificultades durante los años de dominio de Doohan. 

Ya en 1999, Roberts dio muestras de que estaba preparado para emular a su padre con un brillante subcampeonato tras Crivillé (y cuatro victorias en grandes premios). Al año siguiente repitió triunfos y tocó el cielo superando a Rossi, Biaggi y Barros. Había llegado el momento de dejar de ser “el hijo de Kenny Roberts” para convertirse en Kenny Roberts, campeón del mundo

Kenny Roberts y Kenny Roberts Jr, ambos campeones del mundo. Fuente: Gold & Goose
Kenny Roberts y Kenny Roberts Jr, ambos campeones del mundo. Fuente: Gold & Goose

Kurtis, el pequeño

Cuando su hermano se proclamó campeón del mundo, Kurtis Roberts apenas tenía 22 años aunque ya había participado en el mundial de 250 cc en 1997. Al igual que Kenny Jr., Kurtis quiso seguir el camino marcado por su padre y darlo todo sobre la moto. Sin embargo, no tuvo la fortuna o el talento que sí atesoraba su hermano. Kurtis disputó grandes premios en MotoGP sobre la fallida Proton KR, pero con una moto así era imposible conseguir buenos resultados, lo que le llevó a abandonar el mundial y el equipo de su padre en el mismo. Sin embargo, siguió corriendo habitualmente en los campeonatos de la AMA.

Lo que parece claro una vez que han pasado los años es que la relación con su padre terminó de deteriorarse unos años después. Y es que en 2016, como consecuencia de unos problemas con los negocios familiares, el Marciano solicitó una orden de alejamiento para su hijo Kurtis por amenazas que llegaban incluso a la agresión.

Sea como fuere, los hermanos Roberts lograron mantener el legado de su padre con buenas actuaciones en los circuitos de todo el mundo. Asimismo, hasta el mundial de Joan Mir, Kenny Roberts Jr. había sido el último piloto en conseguirlo con Suzuki (sí que fue el último en hacerlo en los 500 cc).

Archivado en:

Kurtis Roberts con Pedercini

Relacionado

Kurtis Roberts con Pedercini

Kenny Roberts Jr., el peso de un apellido que se hizo un hueco entre dos eras

Relacionado

Kenny Roberts Jr., el peso de un apellido que se hizo un hueco entre dos eras

Kenny Roberts sobre la Yamaha 500cc en Laguna Seca en gloriosa tercera persona

Relacionado

Kenny Roberts sobre la Yamaha 500cc en Laguna Seca en gloriosa tercera persona

Kenny Roberts Jr y Marco Lucchinelli también serán MotoGP Legends

Relacionado

Kenny Roberts Jr y Marco Lucchinelli también serán MotoGP Legends

Los mejores vídeos