¿Cómo se decide el precio de la gasolina?

El coste de los carburantes está sujeto a importantes impuestos que se suman al de la materia prima

La mitad de lo que se paga por la gasolina son impuestos. Fuente: iStock/Boyloso
La mitad de lo que se paga por la gasolina son impuestos. Fuente: iStock/Boyloso

El precio de la gasolina es uno de los mayores quebraderos de cabeza para muchos motoristas que ven mermadas sus posibilidades de utilizar más sus motos por un simple problema de presupuesto.

El litro de carburante no es barato y supone un coste al mes que se convierte en el principal gasto en el transporte individual. Eso sí, hay que señalar que a pesar de todo, en el territorio de la Unión Europea no es de los más altos, situándose lejos del que se marca en otros estados.

¿Qué se paga en cada litro de gasolina?

Como es obvio, lo que en primera instancia se paga es el propio combustible, es decir, la materia prima. Esta es la razón por la que es tan importante el precio del barril de petróleo, ya que si este sube, la gasolina tenderá a costar más próximamente. En este sentido, es en los Presupuestos Generales del Estado donde se establece el precio fijo por el que el mayorista va a poder vender el combustible. 

Lo que sí debe quedar claro es que el coste de esa materia prima no llega ni a la mitad de lo que supone el precio de cada litro de gasolina, sino que oscila entre el 31% y el 37% dependiendo del tipo de combustible (en la gasolina el porcentaje suele ser menor que en el gasóleo).

¿Cómo se llega al precio que realmente pagamos?

Esa es la pregunta que muchos usuarios pueden hacerse. Si por un litro de gasolina solo se paga el 31% por ella, ¿de dónde sale todo lo demás? Pues básicamente de impuestos, ya que la mitad del coste final se debe a ellos. Esto quiere decir que el por cada litro de carburante, el estado (una parte le corresponde a las comunidades autónomas) se lleva la mitad de lo que se recauda, lo que da como resultado que entre el 16% y el 18% restantes sea la porción del pastel que corresponde a los negocios que hay en torno a la comercialización de dichos carburantes, es decir, el mayorista, el transporte, las gasolineras…

Encontrar las gasolineras más baratas siempre es recomendable. Fuente: iStock/chasdesign
Encontrar las gasolineras más baratas siempre es recomendable. Fuente: iStock/chasdesign

¿Y qué impuestos se pagan?

Un detalle que no debe pasar inadvertido, es que el IVA, que ya es del 21% no solo se le aplica al carburante, sino que también se hace lo propio con el resto de impuestos. Es decir, se hace el cálculo de lo que cuesta la materia prima, se le aplican los impuestos correspondientes y a la suma final se le añade el IVA, lo que para muchos no es justo, ya que se grava a los propios impuestos.

En cuanto a estos, cabe señalar que el Impuesto sobre Hidrocarburos está dividido en tres impuestos más: el Impuesto Estatal General, el Impuesto Estatal Especial y el Tramo Autonómico. Aparte hay que añadir el Impuesto de Ventas Minoristas.

Así pues, cuando en algunas gasolineras se encuentran precios más o menos caros, se debe al 16% restante, o lo que es lo mismo, a los descuentos que se puedan conseguir en logística y comercialización, ya que es ahí donde se hallan los elementos “móviles”. Esa también es la razón por la que nunca hay excesivas diferencias entre unas estaciones de servicio y otras.

Hay aplicaciones para encontrar gasolineras baratas. Fuente: iStock/MCCAIG.

Relacionado

En busca de gasolineras baratas

Las gasolineras piden el cierre por el coronavirus

Relacionado

Las gasolineras piden el cierre por el coronavirus

Huelga de gasolineras

Relacionado

Huelga de gasolineras

La gasolina azul, el carburante que reduce las emisiones

Relacionado

Gasolina azul: el nuevo carburante que rebaja las emisiones

Los mejores vídeos