BMW S 1000 R: El grado de la experiencia

La BMW S 1000 R nació para ser una de las grandes naked más radicales, casi una superbike sin carenado, pero esa falta de protección y el uso que a una moto desnuda se le puede dar ha acabado por convertirla en una moto totalmente centrada en lo que realmente importa en su segmento.

Pepe Burgaleta. Fotos: Félix Macías

BMW S 1000 R: Prueba a fondo
BMW S 1000 R: Prueba a fondo

BMW ya tenía una larga experiencia en poner en el mercado grandes modelos naked, pero no disponía de una base que fuese realmente eficaz en el aspecto más deportivo. Sus K 1300 R eran potentes, pero también grandes y pesadas, y cuando decidió crear su gran naked superdeportiva se encontró con que tenía la superbike más potente y afamada, la S 1000 RR. La primera versión de la S 1000 R era básicamente una superbike con la potencia reducida, manillar alto y carente de protección, y funcionó bien. Sin embargo, ese concepto, que ya estaba en circulación en ese momento, se ha ido radicalizando desde entonces hasta generar modelos que hasta hace pocos años nos hubiese resultado muy difícil clasificar. Motos sin carenado con más de 200 CV, alguna incluso sobrealimentada. No se las puede quitar ni un ápice de su atractivo, son realmente apasionantes aunque la razón no las acompañe, y desde luego BMW no ha querido seguir esa senda, aunque hubiese podido hacerlo sin problemas, el carenado de la nueva S 1000 RR sigue pudiéndose quitar.

BMW S 1000 R: Racional

La primera S 1000 R anunciaba 160 CV, la última versión 165 CV, la misma cifra que la actual. Podría pensarse que el motor no ha cambiado más que en su adaptación a la homologación Euro 5, pero realmente no es así. Es cierto que BMW podría haber optado por seguir la misma línea que otros e incorporar el motor de la actual S 1000 RR dotado del sistema de distribución variable ShiftCam que emplea, y que también utilizan motos menos radicales como la última serie R 1250, pero ha decidido mantener la estructura anterior, eso sí, con una sustancial rebaja de peso, ya que la marca anuncia cinco kilos menos en su propulsor para dejar el de la moto completa en 199 kg. En nuestra báscula cifra ha subido a 203 kg debido a que lleva instalado los paquetes confort y dinámico, pero siguen siendo 4,5 kg menos que los de la S 1000 R en su versión 2017. Kg. Se pueden llegar a bajar otros 4,8 kg con el paquete M, y hay opciones de llantas que suponen otra importante reducción, en concreto 2 kg con las llantas forjadas o 3,7 kg con las de fibra de carbono.

BMW afirma que con una menor potencia no era necesario incorporar este sistema y complicar mecánicamente el motor, porque con un sistema normal se podía conseguir el resultado esperado, y en realidad así es. Ahora cuenta con una IMU de seis ejes que permite controlar con mayor precisión el funcionamiento del motor e incorporar un sistema de regulación del freno motor que se sirve opcionalmente. Además de esta mejora, que ha traído consigo una conexión casi perfecta entre el movimiento del acelerador y el de la rueda trasera, la moto cumple obviamente con los nuevos límites de emisiones y además consume menos porque se han alargado las tres últimas relaciones de cambio, de manera que vas a menos régimen cuando circulas a velocidad constante o en conducción relajada. Podría pensarse que esto ha penalizado las prestaciones, pero lo cierto es que esta moto no solo corre más sino que también acelera un poco mejor por el mayor empuje en medios. Únicamente a velocidades bajas se nota el nuevo desarrollo, y la recuperación en sexta desde 60 km/h es un poco más lenta.

BMW S 1000 R
BMW S 1000 R

Otro punto que se ha retocado es la transmisión, con un nuevo embrague con el sistema de rampas modificado para mejorar su funcionamiento y suavizar su accionamiento. La maneta no está dura, pero tampoco es un ejemplo de suavidad, pero en cualquier caso el punto que trabaja con menos delicadeza es la palanca de cambio. El sistema de asistencia es preciso y funciona bien, pero endurece el accionamiento hasta el punto de que si no llevas botas y lo accionas con el empeine lo notas realmente duro en las primeras relaciones de cambio y en las dos direcciones. Además la palanca no tiene goma y necesitas espesor en el calzado para no notar el metal en el empeine. 

Hoy en día el equipamiento electrónico es uno de los apartados que evolucionan más deprisa, y en esta última versión de la BMW S 1000 R también se ha actualizado. Incluye de serie el Control de Tracción Dinámico DTC, ABS Pro de funcionamiento en curva y tres modos de conducción "Rain", "Road" y "Dynamic", este último configurable. Opcionalmente están disponibles los modos de conducción Pro que disponen de control dinámico de freno motor (MSR) y de levantamiento de la rueda delantera. Como parte de la opción "Riding Modes Pro", el Control Dinámico de Frenos (DBC) ayuda en frenadas de emergencia. Como suele ser habitual, nuestra unidad de prueba lo tenía todo instalado, de manera que el precio de la versión estándar de 16.370 € se eleva hasta 19.310 si incluimos algún otro detalle como el aviso de emergencia o la regulación electrónica de las suspensiones.

BMW S 1000 R: Nuevo chasis

En donde sí que ha cambiado la S 1000 R es el chasis, que llega heredado de la versión RR. La gran diferencia es que la zona central es más estrecha, algo que notas desde el primer instante. El chasis se complementa con su nuevo basculante, que tiene el refuerzo en la parte inferior, como es habitual en las motos de MotoGP y en las que corren el Mundial de Superbike, y con él llega incluido un nuevo sistema de suspensión trasera con balancín que se ha bautizado como Full Floater Pro y que aleja el amortiguador del motor para reducir su temperatura y lograr que mantenga una respuesta más constante.

No se trata de una superbike a la que le han quitado el carenado. La S 1000 R es una moto completa y con su propio carácter, la mires como la mires.
No se trata de una superbike a la que le han quitado el carenado. La S 1000 R es una moto completa y con su propio carácter, la mires como la mires.

La ergonomía permite una cierta adaptación al tamaño o los gustos en la posición del conductor ya que el ancho manillar de 800 mm de longitud está anclado sobre torretas que permiten regular su distancia 10 mm. También opcionalmente se puede subir 10 mm. Para acabar con las modificaciones hay que señalar el nuevo cuadro de  instrumentos similar al de la BMW S 1000 RR con el que se puede elegir entre varias pantallas personalizadas y que incluye una interfaz de teléfono con Bluetooth, que con flechas permite la navegación por sus aplicaciones. El paquete M opcional proporciona una tercera pantalla central con barra de visualización y cronómetro de tiempo por vuelta. La carrocería plantea cambios perfectamente identificables con la nueva óptica delantera con un faro led. Como opción se ha incluido un sistema de luces “Headlight Pro” que incluye la de giro adaptativa. 

BMW S 1000 R: Lo que importa

La nueva BMW S 1000 R se ha concentrado en lo que realmente importa en la mayoría de las ocasiones en que se conduce una moto de este tipo, una respuesta contundente y lineal del motor a cualquier régimen, una gran agilidad y la mejor conexión entre el funcionamiento de la moto y las sensaciones de quien va encima de ella. A esto se suma una posición de conducción perfectamente adaptable a diferentes situaciones, una gran ligereza y una altura al suelo contenida.

Para empezar, el motor es realmente dulce, con una generación de par constante y prácticamente sin vibraciones a ningún régimen. Pero lo mejor es el tacto que tienes en el acelerador. Sientes el manillar estrecho y los mandos muy suaves y una reacción inmediata a las solicitudes del puño. Nunca es brusca, pero si quieres contundencia la tienes, pero siempre de manera continua, de manera que desde el primer momento te sientes a gusto y seguro. Como hemos comentado es mejor usar un calzado adecuado para el cambio, y con él, actuando con una cierta contundencia todo funciona perfectamente. Las relaciones de cambio están bien escalonadas, en las reducciones el sistema electrónico trabaja solo y tanto en las frenadas como en las aceleraciones la moto se mantiene plana con el sistema electrónico de suspensión con el que la hemos probado.

La BMW S 1000 R es una moto con la que puedes hacer de todo y todo bien
La BMW S 1000 R es una moto con la que puedes hacer de todo y todo bien

El bastidor también sigue el mismo criterio, es una moto realmente ágil, que gira en un pañuelo y que maniobra bien, con un pequeño radio de giro, algo que también se agradece cuando la usas en ciudad, donde la altura del asiento te permitirá apoyarte con los dos pies en el suelo si tienes una altura media. Tanto en curvas muy cerradas como en las más rápidas es estable, y además se come los baches sin perderla. No vas en una alfombra, los vas a notar, el manillar se agita, el asiento se levanta, pero la trazada se mantiene sin que tengas que corregir. Además una vez que eliges una línea, siempre la sigue. También puedes inclinar más o menos sin esfuerzo y si la quieres llevar a un circuito se comporta de la misma manera. De hecho, aprovechando nuestra prueba de las Superbike 2021 en el circuito de Vallelunga tuvimos la ocasión de darnos un banquete de vueltas con ella probando los nuevos neumáticos Pirelli Diablo Rossi IV. En la pista no es evidentemente tan eficaz como una moto ideada para este terreno, no tiene la misma potencia, no te recoges tanto ni en las rectas ni en las curvas, pero puedes ir deprisa con una buena altura al suelo, una frenada poderosa y sin movimientos. Disfrutas realmente de ella también en estas condiciones.

En todo caso si quisieras una superbike optarías por una de ellas. Una gran naked deportiva como esta S 1000 R es una moto para utilizar en cualquier condición, tiene que ser polivalente, y este es el terreno en el que se impone realmente. Puedes llevarla con comodidad por ciudad, con un motor suave y de respuesta inmediata. Se mueve con agilidad en cualquier terreno y a cualquier velocidad, lo que amplía su rango de utilización, y además es una moto repleta de equipamiento, sobre todo si pagas por él. No te hace falta la llave salvo para echar gasolina, tienes una gran pantalla con la que manejas las opciones junto a las piñas, su diseño está realmente conseguido, poco más puedes pedir si lo que quieres es hacer de todo, y todo bien.

BMW S 1000 R: Usuario

Con la opciones que BMW ofrece a su usuario, la S 1000 R prácticamente te informa de todo lo que puede acontecer, incluida la presión de los neumáticos en cada momento. Un detalle es que la palanca de cambio dispone de dos anclajes para la varilla de transmisión, de manera que puedes elegir entre el accionamiento habitual o el que se emplea en las carreras, subiendo las relaciones de cambio hacia abajo. En ese caso hay que cambiar también el funcionamiento del asistente de cambio. Puedes elegir además de ampliar el paquete electrónico con más ayudas, un sistema electrónico de ajuste de las suspensiones que funciona de manera semiactiva, con electroválvulas internas o de otro de asistencia de urgencia que además de activarse de manera manual lo hace automáticamente si la IMU detecta que la moto se encuentra en una posición anómala o ha tenido un movimiento excesivamente brusco. 

El cuadro de instrumentos, heredado de la S 1000 RR es casi una pantalla de cine. Se ve muy bien en cualquier condición de luz y no tiene marco. Para elegir entre las diferentes configuraciones o trabajar sobre las opciones tienes la habitual rueda de la marca en el puño izquierdo y diversos botones en las piñas. Hay algunas cosas que resultan un tanto complicadas, como el simple hecho de poner a cero los parciales, que requiere que navegues por diferentes pantallas.

bmws1000r 20
El cuadro de instrumentos de la BMW S 1000 R te ofrece una información muy completa

 

BMW S 1000 R: Datos oficiales

DatosOficiales bmws1000r
Datos Oficiales BMW S 1000 R

 

BMW S 1000 R: Nuestras prestaciones

Las curvas de par y potencia de la S 1000 R definen a la perfección el trabajo que se ha desarrollado. El bache de par habitual en los motores de cuatro cilindros en línea está amortiguado hasta convertirse en una zona en la que los valores se estabilizan, y el valor de par máximo se encuentra bastante alejado del de potencia máxima. La potencia tiene una línea bastante constante, con la lógica pérdida de inclinación en la parte media, pero con una zona bastante plana en la que se mantiene durante unas 3.000 rpm antes de comenzar a descender.

Banco y prestaciones motociclismo bmws1000r
Banco de potencia y prestaciones BMW S 1000 R

 

BMW S 1000 R: Conclusión

La BMW S 1000 R ya era una naked deportiva consagrada casi desde su nacimiento, pero ahora, con una competencia cada vez más amplia que además abarca más opciones y más radicales, ha optado por mantener un perfil menos agresivo. BMW podía haberse sumado a la escalada de potencia, pero ha preferido mantenerla y actualizar su parte ciclo con lo que ha desarrollado para su modelo de superbike. El resultado es una moto más ligera y con un mejor funcionamiento si lo que consideramos es la suma global en todos los terrenos y usos que se le van a dar a una moto de este tipo. Con una electrónica actualizada, aunque en honor a la verdad, para disfrutarla realmente hay que pagar más por ello, se ha conseguido un motor que responde como si directamente conectases tus intenciones a la rueda trasera.

A esto se suma un chasis y unas suspensiones que no le van a la zaga y que la convierten en una moto ágil, estable y muy manejable a cualquier velocidad. Es cierto que ya no es la bestia que pudo ser considerada en su nacimiento, pero también que pocos van a echar de menos más prestaciones porque la eficacia en la carretera no necesita realmente de más caballos de los que tiene, sobre todo de la forma en la que los otorga. Esta S 1000 R, dentro de su concepto es una moto realmente polivalente que se acerca a cualquiera y que además te demostrará lo fácil que es manejarla desde en un recorrido ciudadano a una tanda en un circuito, una deportiva en el más amplio sentido de la palabra y de la intención.

BMW S 1000 R
BMW S 1000 R

 

BMW S 1000 R

Galería relacionada

Fotos de la BMW S 1000 R probada a fondo

Archivado en:

Voge SR4 350 2022 26

Relacionado

Voge SR4 350 2022, el scooter de media cilindrada con base BMW

BMW K 1600 B 2022 Accion (2)

Relacionado

BMW K 1600 GT, GTL, B y Grand America 2022, la nueva generación gran turismo

BMW M 1000 RR

Relacionado

BMW M 1000 RR: Una superbike no solo para carreras