Elefantentreffen, la concentración más fría

Alemania acoge uno de los encuentros con más solera de Europa, solo aptos para quienes aguantan las bajas temperaturas

Concentración de Elefantentreffen. Fuente: iStock/Guillaume TAS D'HOMME
Concentración de Elefantentreffen. Fuente: iStock/Guillaume TAS D'HOMME

Si cuando hablamos de Pingüinos, de La Leyenda Continúa y, sobre todo, de Arguis, lo primero que viene a nuestras cabezas es el frío que hace en Valladolid o en Huesca en invierno, pero si lo hacemos de la concentración Elefantentreffen (conocida como Elefantes en español) el nivel es mucho mayor. Y es que este encuentro tradicional de moteros tiene lugar en Alemania, en el Valle del Loh, donde lo más habitual es que la nieve acompañe a los que se desplazan hasta allí para reunirse con moteros de toda Europa.

Desgraciadamente, en 2022 no se va a celebrar esta concentración que comenzó su andadura allá por 1956. El motivo es el habitual estos dos últimos años: la maldita pandemia de COVID-19, ya que han sido las restricciones sanitarias las que han llevado a los organizadores a suspender la cita de este año y emplazar a los asistentes a 2023, concretamente entre el 27 y el 29 de enero. Hasta entonces, lo mejor que podemos hacer es conocer los orígenes de Elefantes y el porqué de su nombre.

Orígenes de Elefantentreffen

Como hemos apuntado anteriormente, hay que remontarse a mediados de la década de los 50 para encontrar los orígenes de esta concentración que nació como homenaje a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. Su precursor fue un periodista que había servido en el ejército cuyo nombre era Ernst Leverkus. Consideró que era una buena idea reunir exclusivamente a conductores y dueños de los famosos sidecars Zündapp KS 601, los cuales eran derivados de los que se habían utilizado en el gran conflicto. De ese modo se rendía homenaja a quienes habían perdido la vida, al tiempo que se ensalzaban las virtudes de estos vehículos que eran conocidos como los elefantes verdes. Ni que decir tiene que ese apodo fue el que terminó dando nombre a la concentración que aún pervive.

Vespas en Elefantentreffen. Fuente: iStock/Guillaume TAS D'HOMME
Vespas en Elefantentreffen. Fuente: iStock/Guillaume TAS D'HOMME.

El éxito de este encuentro llevó a los organizadores a permitir la participación de todo tipo de motocicletas. Posteriormente, la BVDM se hizo cargo de su organización a partir de 1961. Esta asociación de motoristas llevó la Elefantentreffen por diferentes ciudades y escenarios alemanes, como el mítico infierno verde Nürburgring. Fue en 1989 cuando se decidió trasladarla hasta el Valle del Loh, al este de Baviera. Desde allí no se ha movido hasta la actualidad y es muy común ver las motos cubiertas de nieve por la mañana, formando una miríada de colores sobre el suelo blanco.

Éxito y austeridad

Con el paso de los años, Elefantes ha aumentado su popularidad hasta rondar los 10.000 asistentes en alguna ocasión, lo que ha llevado a algunos moteros más puristas a crear una concentración paralela. Sea como fuere, la Elefantentreffen es el espíritu de la austeridad, ya que la principal actividad pasa por sentarse frente a las hogueras y charlar con otros moteros llegados de cualquier lugar con el objetivo de disfrutar de ese ambiente. Claro que lo que no debe pasarse por alto para quienes quieran acudir es que el frío reinante es duro de soportar, superando los 10 grados bajo cero.

Archivado en:

Las motos 
elefante

Relacionado

Las motos 
elefante

De camino a las concentraciones en invierno. Fuente: iStock/PaulGulea1068861758

Relacionado

5 concentraciones invernales donde el frío y la pasión motera se unen

Una de las muchas concentraciones de motos que hay. Fuente: iStock/Debbie Eckert

Relacionado

Principales consejos para ir a concentraciones

Los mejores vídeos