Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Cumpliendo un sueño José Manuel García ha podido recorrer la ruta Transpirenaica Off Road en su totalidad y lo ha hecho en solitario junto a su BMW GS.

José Manuel García

Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Desde pequeño me han llamado mucho la atención los Pirineos. No sé exactamente el motivo, ni tenía demasiadas referencias de ese lugar, pero me parecía muy interesante y solo sabía que quería ir allí. Fui creciendo y recopilando información sobre el lugar. Como no había internet, tenía que comprar libros, mapas y acudir a las ferias que había en Madrid, como por ejemplo Expo-Ocio, donde podías conseguir mucha información de lugares, actividades, sitios para visitar, etc. y después pasaba horas en casa agrupando los folletos por provincias y repasando todos los lugares. Soñaba con que algún día estaría allí.

20220601 161930
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Cuando me saqué el carnet de conducir llegó mi gran ocasión para, por fin, poder ir a los Pirineos, así que, limitado por un presupuesto compuesto por todo el dinero que teníamos ahorrado, pusimos rumbo a Navarra la que hoy es mi mujer y yo, con muchas ganas de descubrir esos lugares mágicos que habíamos visto tantas veces y guiados por un libro (que seguramente todavía tenga por casa) en el que se recorría el Pirineo desde Navarra hasta la Costa Brava, ofreciendo en muchos casos la alternativa  de circular por pistas forestales. Tardamos cuatro veranos en completar la primera transpirenaica, en la que no hubo ningún tipo de lujo, durmiendo siempre en tienda de campaña o en refugio de montaña y alimentándonos, prácticamente, a base de bocadillos.

 

20220529 170933
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Mi afición por las motos me viene desde pequeño y siempre me imaginaba que algún día iría en moto allí; cruzar los Pirineos en moto era un sueño para mí. Empecé a realizar rutas en moto por la zona. Formé parte, durante varias ediciones, de la famosa “Ruta de los Penitentes”, así como de “Puertos Míticos”, realizando recorridos recónditos por la zona española y francesa. Aunque a esas rutas acudíamos unos quinientos participantes, yo la realizaba con un pequeño grupo de amigos, que íbamos juntos durante toda la ruta, intentando completar el recorrido marcado por la organización.

ENERGÍA

Pero aún buscaba algo más. Me encantaban esas rutas, pero eran muchos paisajes para recordar en un solo día; todo pasaba demasiado rápido, ya que completábamos un recorrido de alrededor de 800 kilómetros y unos 20 puertos de montaña, en una sola jornada. Así que empecé a pensar que podía ser interesante preparar mi propia ruta, hacerla a mi aire, sin prisas por completar un recorrido establecido y pudiendo parar o desviarme donde yo quisiese, sin que ello supusiera un problema.

20220531 094423
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Y 2015 parecía el año de hacer realidad ese sueño. Había contactado con varias personas con las mismas inquietudes que yo y organizamos una ruta transpirenaica circular, empezando por Navarra y recorriendo la parte del Pirineo francés hasta el Cabo Creus, para retornar por la parte española. En esta ocasión se alternarían caminos con carreteras, pero con una mayor presencia de asfalto que de tierra. Sin embargo, un cambio de trabajo en la semana previa al comienzo de este periplo, me obligó a abandonar antes de su arranque, a pesar de tener la moto completamente equipada para el viaje

Fueron pasando los años, pero no las ganas. Tuve que vender mi moto de trail, pero seguía pensando hacer la ruta con la moto de enduro que tenía y solicitaba cada verano a distintas marcas de motos una unidad para poder completar la transpirenaica a cambio de fotos, testimonios, videos, etc., pero ninguna marca apostó tanto por mí, como para dejarme una moto más de una semana, a cambio de unas fotos y del testimonio de un “chalado” cualquiera.

CAMBIO DE PLANES

En 2021 pude adquirir una moto trail con la idea de completar por fin mi sueño, así que, desde esas navidades, hasta prácticamente unos días antes de salir, dedicaba tiempo los fines de semana a buscar tracks (ahora ya sí, por internet) y a comparar distintas rutas en Google Earth, para empezar a trazar el camino que quería seguir. He de decir que también que obtuve mucha información de los videos colgados por otros compañeros moteros, que ya habían realizado la misma aventura que yo quería hacer, pudiendo así localizar los pasos complicados, o ver el tipo de terreno (zonas embarradas, fuertes pendientes, o la cantidad de piedras que podía encontrar en un punto determinado).

20220601 135028
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

El siguiente paso fue poner una fecha y, para ello, que aceptasen mi solicitud de vacaciones en el trabajo era fundamental, ya que quería empezar a principios de junio, para evitar restricciones de paso en algún punto (hay limitaciones en periodos de invierno, que llegan en algunos casos hasta los meses de mayo o junio) y tampoco quería hacer la ruta en pleno verano, para evitar las altas temperaturas.

Tener la aceptación por parte de mi familia era también muy importante; uno de mis hijos quería venir a hacerla conmigo, mi mujer se planteaba ir con el coche de apoyo, por si necesitaba ayuda o por lo menos para vernos al final de cada etapa, pero yo no pretendía que cumplir mi sueño supusiera un sacrificio para nadie.

Me considero una persona bastante social, a la que le gusta pasar tiempo con sus amigos. He salido en muchas ocasiones con grupos de motos, en los que solo conocía a unos pocos, pero rápido he podido entablar amistad con el resto del grupo. Sin embargo, en esta ocasión tenía claro que quería realizar la ruta en solitario, para poder hacer lo que quisiera; salirme de lo establecido, si me apetecía; parar donde se terciase; comer, o prescindir de hacerlo; quedarme a dormir donde quisiese; en definitiva, llevar una idea preconcebida, pero poder cambiar el plan en cualquier momento.

20220602 164818
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Debido a mi forma de ser, no quise ponerme limitaciones diarias, que supusieran tener que llegar obligatoriamente a un punto cada día. No realicé reservas de hotel para dejarme abierta la posibilidad de poder pasar alguna noche en medio del monte, que era algo que me llamaba bastante la atención, por lo que, en mi equipaje, obligatoriamente, llevaba un saco de dormir con funda de vivac y un aislante para poder dormir al raso o en un refugio (no quería cargar con una tienda de campaña en la moto, ya que quería limitar el peso total del equipaje a lo mínimo posible).

A PUNTO

También desde principios de 2022 comencé a equipar la moto para el viaje. Sabía que, al hacer todo el recorrido por caminos, era muy probable tener alguna caída, por lo que adquirí unas manetas plegables. También encargué unas chapas de acero, para poner sobre la defensa y evitar la rotura de la tapa de balancines, un soporte para el móvil (el que tenía no iba en una posición demasiado buena), dos cámaras de acción, con sus correspondientes soportes, una bolsa estanca para llevar la ropa, un kit de herramientas específico para mi moto y una bolsa para el manillar, que me resultó de lo más útil para llevar las cosas que debía tener a mano, así como poder ir cargando las baterías de las cámaras durante la marcha.

20220602 180301
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Lo más importante era que, en caso de caída leve, no se rompiese nada que me impidiera continuar el camino. También contacté con el seguro, para ver si era preciso que ampliase la cobertura de la asistencia en viaje, pero me confirmaron que tenía asistencia y rescate de la moto en caminos.

También concerté cita con un taller en un punto de la ruta, muy cerca ya del comienzo de la Transpirenaica, para el cambio del neumático trasero, ya que de ese modo llevaría todo el taco en la rueda para traccionar mejor.

Como también era importante preparar mi forma física para hacer la ruta, empecé unos meses antes a salir más con la bici de montaña, poniéndome retos, que iba superando.

Y, por fin, llegó la mañana del domingo 29 de mayo, en la que iba a partir hacia Cabo Creus. Había pensado subir en el coche, con la moto en el remolque (en otras ocasiones había realizado ya esta operación para ir a Pirineos y es bastante cómoda), pero me daba miedo dejar el coche y el remolque unas dos semanas aparcados, así que decidí que subiría en moto por carreteras secundarias, aunque eso supondría dedicar un día más al camino de ida.

20220531 130711
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Después de colocar todo el equipaje en la moto, comenzaba mi viaje. Había preparado una ruta lo más corta posible, por carreteras secundarias y mi primera parada fue la sima de Alcorón.  Después, crucé la sierra de Albarracín y me encontré con el puerto de Ares, muy bonito, aunque un poco corto y así llegué hasta el mar Mediterráneo, concretamente al Parque Natural Sierra de Irta, cruzado por una pista paralela al mar, que está en bastante buen estado.

Acababa de hacer mis 25 primeros kilómetros de off-road y, después de tanto tiempo, ya lo echaba de menos. Desde ese punto y sin comer (la emoción me podía y no tenía ni hambre), seguí mi destino por la costa hasta llegar al Delta del Ebro, lugar en el que no había estado nunca y tenía curiosidad por conocer.

Desde allí, llamé a un hotel cercano, porque el cansancio ya empezaba a hacer mella. Tuve la suerte de que me reservasen una habitación que tenían disponible y puse rumbo hacia L’Ampolla, justo al lado norte del Delta del Ebro, a un hotel con piscina, en la que pude relajarme dándome un chapuzón antes de la cena. Tras el paseo obligado por la zona, a dormir para coger fuerzas, con la mente puesta en la siguiente etapa de mi ruta.

El lunes 30 de mayo tenía como objetivo cambiar la rueda trasera y llegar lo más cerca posible del Cabo Creus, para arrancar mi recorrido pirenaico. Comencé a subir por la costa y tuve que atravesar muchas localidades con semáforos. Aunque las vistas eran muy bonitas, el tiempo jugaba en mi contra para llegar a tiempo al taller. Pasé por Cambrils, Salou, Tarragona y, como veía que no iba a llegar a mi cita para cambiar el neumático, decidí cruzar Barcelona por la autopista (odio ir por autopistas en moto, pero no quería retrasar un día más el viaje).

20220603 105503
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Paré a comer en Cala Marquesa  (había comprado algo rápido en un supermercado cercano), que es un lugar muy bonito, con un bosque de pinos que dan a un acantilado al mar y en el que hay un estrecho camino para bajar a la cala. Justo desde aquí, puse rumbo al taller a cambiar la rueda trasera.

Para mi sorpresa, el navegador me mandó ir por una pista forestal y la moto terminó otra vez llena de polvo, justo después de acabar de lavarla hacía unas horas. Una vez en el taller, mientras me cambiaban la rueda, busqué un hotel para esa noche, encontrando uno en Roses, que no era caro. De camino hacia allí, fui por la costa para ver L’Estrartit y las Islas Medas; vi que había caminos, pero con circulación restringida, por lo que circulé despacito, por carretera, hasta Roses, quitando la parafina del neumático. Por suerte para mí, este hotel también tenía piscina y aproveché para darme otro baño.

PRIMER DÍA

Martes 31 de mayo (primer día de ruta).

Al salir, coincidí en el hotel con un grupo de moteros de las Azores, que iban a hacer también el track off-road. Puse rumbo al Cabo de Creus,  punto de partida de mi viaje. Ya había estado hacía muchos años y no había cambiado nada desde entonces. En poco más de cinco minutos que estuve haciendo unas fotos y grabando algún video, pasaron por allí más de cinco grupos de compañeros, que arrancaban la ruta on-road, incluso unos ingleses.

El primer tramo se hace por carretera; hay caminos, pero no está permitido circular por ellos. La carretera continúa hasta Llança, donde arranca la parte off-road. El camino sale justo al lado de una de las dos gasolineras que hay en esta localidad. Para ser último día de mayo, el calor apretaba, ya que la ruta comienza en la zona de menos altitud (casi a nivel del mar), pero, por suerte, ese calor no volvería a sufrirlo ningún otro día.

20220602 124002
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad20220602 124002

Todo pasaba muy rápido; los desvíos, los pueblos y, casi sin darme cuenta, llegué a Espolla, donde hay una famosa bajada, que es el primer punto negro de la Transpirenaica. Ya tenía previsto no bajar por ahí (viajando solo y con una maxitrail, no me parecía una buena idea), sino que subí por un camino paralelo, en dirección al Castillo de Requesens y, desde ahí, me dirigí a ver el avión Douglas DC6, que se estrelló en 1986 y sus restos permanecen allí.

Compré comida en la Jonquera y, alrededor de las 15:00, comí al comienzo de una nueva pista, pensando en la tarde, que se presentaba muy divertida, con caminos ya por encima de los 2.000 metros de altitud. No voy a decir que fuese uno de los mejores tramos, porque todos lo son, pero lo que me esperaba esa tarde iba a ser increíble; es muy difícil explicarlo con palabras, es mejor vivirlo. Las pistas empezaban a tener charcos y crucé algún paso con cierta complicación, en algún hayedo sombrío.

A eso de las 20:00, encontré cena y alojamiento en Ribes de Freser. Mi primera etapa estaba concluida. No me había parecido difícil, pero sí que es cierto que se necesita un poco de forma física para aguantar todo el trayecto.

20220601 161922
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

SEGUNDO DIA

Miércoles 1 de junio (segundo día de ruta). Coincidí en el hotel con un italiano, que estaba haciendo  la misma ruta que yo; llevaba una Suzuki DR, de más de 25 años y esto me demuestra que si tienes ganas, puedes hacer esta ruta con cualquier moto. El plato fuerte del día era el Pic Negre, pero sin desmerecer todo el recorrido que hay que hacer hasta llegar a ese punto. Algún error que cometí al seguir la ruta, hizo que el italiano se pusiera delante de mí, siguiendo su rodada durante muchos kilómetros por las pistas húmedas. Me desvié para ver la estación de esquí de la Molina y poder hacer el puerto de la Creueta, de impresionantes vistas.

20220603 132747
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Desde ahí, continué la ruta hasta la estación Guils-Fontanera (que tiene restricción de paso entre noviembre y abril). Pasé el refugio de la Feixa, a 2160 metros de altitud y continué mi camino. Como sabía que hay una fuerte subida con piedras sueltas, en las que era posible que una maxitrail no subiese, busqué una alternativa para realizar ese paso, cortocircuitándolo. Estaba tan emocionado por llegar al Pic Negre, que no paré ni a comer y, por fin, afronté esas impresionantes subidas. ¡Qué increíble estar allí!

La subida me pareció bastante fácil; solo necesitas llevar un poco de inercia para afrontarla. Cuando coroné, el viento tan fuerte que hacía casi me tira la moto y no pude ni bajarme para hacer una foto, así que la hice montado, desde la moto, con los dos pies bien firmes en el suelo. Desde aquí continué el camino que lleva hasta la furgoneta Volkswagen T1.

Se trata de un chasis con ruedas que subieron unos cazadores para protegerse de las inclemencias del tiempo y que, a día de hoy, se ha convertido en un símbolo; hacerse una foto en este sitio es todo un clásico en la ruta. Junto a la T1 coincidí con un grupo de tres gallegos, que venían desde su tierra por la T.E.T. (Trans Euro Trail) y que me advirtieron de una zona de barrizal pasado Jaca (ellos iban haciendo la ruta en dirección opuesta a la mía).

20220602 161536
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

La bajada del Pic Negre es más complicada que la subida; me eché todo lo atrás que puede (llevaba la bolsa estanca en el asiento trasero) y bajé reteniendo, sin forzar en exceso los frenos. ¡Prueba superada! Ya estaba en Naturlandia, pero, para chasco mío, el Tobotronc, que es un tobogán en el que te tiras por la montaña, no funcionaba hasta el fin de semana y me quedé con las ganas de subir, así que me fui derecho a Andorra a buscar hotel. Ya llevaba hecha una selección y en el primer hotel de mi lista había habitación y plaza de aparcamiento para la moto. El hotel estaba cerca de Caldea y, después de comer algo rápido, me dirigí allí a darme un baño.

TERCER DIA

Jueves 2 de junio (tercer día de ruta). Este fue un día repleto de emociones. Primero pasé por la ruta de los contrabandistas, que se utiliza para evitar el paso fronterizo con Andorra. Atravesé el pequeño y encantador pueblo de Tor, así como dos tramos del Parque Natural Alto Pirineo. Pistas a 2.200 metros de altitud y paisajes inolvidables. Merece la pena destacar la comida de este día, en un pequeño restaurante familiar en Isil (Casa Pastora) y la parte final del recorrido, antes de llegar a Castejón de Sos, desde el Coll de Fadas hasta Bisaurri.

Hay que tener cuidado con algunos tracks que llevan hasta Castejón de Sos por caminos; yo me di la vuelta y completé los 3 últimos kilómetros por carretera, al ver la fuerte bajada con piedras sueltas, sopesando el cansancio que llevaba, después de todo el día subido en la moto. Al final de la jornada, encontré sin problemas una habitación y me dejaron meter la moto en el garaje del hotel.

20220603 171902
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

CUARTO DIA

viernes 3 de junio (cuarto día de ruta). Este era el día en el que me salía de la ruta establecida y me acercaría a visitar distintos lugares que me habían llamado la atención mientras preparaba la ruta. Salí para coger la pista de Chía a Plan (que recordaba de otras ocasiones en las que había estado allí). Pasado el pueblo de Sin, me desvié hacia Saravillo, donde un cajero automático expende tickets para el peaje de la pista forestal que sube al refugio de Lavasar y al Ibón de Plan, también llamado Basa de la Mora.  

Tres euros cuesta el peaje y, en mi opinión, es una gran medida del Ayuntamiento para mantener la pista, año tras año, después de las nevadas. Creo que tuve la suerte de encontrarme el ibón en el mejor momento, ya que aún quedaba nieve en la montaña y rebosaba agua (en agosto baja mucho el nivel e incluso puede llegar casi a secarse). Después de deshacer el camino extra, volví a la transpirenaica hasta Salinas y me volví a desviar hacia el valle de Bielsa. Tras comer en el pueblo que da nombre al valle, me dirigí a las piscinas municipales de esta localidad para sacar más tickets de otros peajes que quería hacer.

20220604 094436
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Estos tickets valen solo para un día, así que, como había varias cosas que quería visitar, fui primero al valle Pineta, para poder ver la espectacular cascada del Cinca. Después me dirigí al Lago de Urdiceto, una pista de unos 11 kilómetros que te lleva a un lugar de ensueño. Y, como aún me quedaba algo de tiempo, volví a Bielsa a sacar el ticket para el peaje de Espierba, aunque la lluvia  comenzaba a hacer de las suyas y me mojé, como no podía ser de otra manera en los Pirineos.

Las vistas del valle Pineta son mágicas a esa altura e, incluso, justo un poco antes del final de la pista, pude ver rebecos. Volví rápido, pues no tenía alojamiento. Me habían recomendado un hotel que había en un camping en Bielsa y fue un gran acierto, pues el hotel estaba muy bien, se comía estupendamente y pude aprovechar para lavar y secar toda mi ropa en la lavadora y la secadora que el camping tenía a escasos 100 metros del hotel. No me quedaba más ropa limpia, por lo que ,sí o sí, esa noche no me quedaba más remedio que hacer la colada.

20220603 191203
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

QUINTO DÍA

sábado 4 de junio (quinto día de ruta). Tras empezar el día con un desayuno, tan completo, que era imposible acabarse ni la mitad de lo que te ponen, salí del hotel a tope de fuerzas. Me dirigí de nuevo a las piscinas municipales de Bielsa, a sacar un ticket para el peaje de Pico Liena. Estaba amaneciendo y esos primeros rayos de sol penetraban por el valle entre las nubes dejando unos bellísimos paisajes. La subida fue ganando altura poco a poco, proporcionado cada vez más horizonte que ver.

A escasos 500 metros de distancia para coronar el pico, me encontré con un gran nevero en medio del camino; el sol todavía no lo había calentado y estaba duro como una piedra. Eran más de 50 metros lo que había que atravesar, además con desnivel. Primero bajaba y luego subía, por lo que te puedes quedar en el centro del nevero, patinando, hasta que alguien te eche una mano; son los problemas de ir solo, así que, tras evaluar la situación, decidí dar media vuelta y dejar para otra ocasión la completa ascensión del Pico Liena en moto.

20220604 101837
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Puse entonces rumbo a la Reserva Natural Nacional de Neouvielle, en la que ya estuve en una ocasión y me gustó mucho, así que crucé el túnel de Bielsa para entrar en Francia y poder recorrer este maravilloso lugar. Me quedé tan satisfecho e hice tantas fotos, que se me pasó la mañana volando. Retorné nuevamente al valle de Bielsa, porque había dejado la bolsa en el hotel, por si cogía el funicular del Tourmalet, sitio donde quería ir, pero no era el mejor día por las nubes que había.

Desde allí puse rumbo a Salinas, donde me separé de la ruta transpirenaica y, a escasos kilómetros, me volví a desviar en dirección a Revilla. Pasé por la pista de peaje de Mirabal,  que va paralela al rio Yaga y me acerqué a la ruta de los miradores, para ver las Fuentes de Escuaín, pero había que caminar bastante y era complicado con las botas de la moto, así que decidí volver.

El cañón de Añisclo me esperaba y estaba impaciente por cruzarlo. Busqué alojamiento en Broto y, al ser sábado, era casi imposible encontrar nada; encima estaba lloviendo y los sitios a un precio asequible estaban a 60 kilómetros. Menos mal que no desistí y, en lugar de llamar por teléfono, fui preguntando hotel por hotel, hasta que encontré la última habitación en uno de ellos, aunque esa noche la moto tendría que dormir bajo la luz de las estrellas.

20220604 101235
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

SEXTO DIA

domingo 5 de junio (sexto día de ruta). Siempre madrugo mucho y antes de las 8:00 ya tenía todo recogido, así que me fui andando a ver la cascada del Sorrosal y a hacer tiempo para que abriesen los bares y poder desayunar; el desayuno más triste de toda la transpirenaica, sin duda alguna. Cargué la moto y salí de nuevo fuera de ruta, dirección al valle de Ordesa. Como aún no funcionaban los autobuses, me permitieron subir hasta el parking de la zona arriba, recordando cuando recorrí esa zona andando hace muchos años.

20220604 101244
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Desde allí, partí hacia el valle de Bujaruelo; no había estado antes y me gustó mucho. Emprendí camino hacia Fiscal, donde me esperaba una sorpresa muy grata, ya que había visto que la tirolina más rápida del mundo estaba ahí y ¡yo tenía que tirarme! Esta tirolina alcanza los 160 km/h y es muy recomendable.

Tuve la suerte de llegar y que quedase justo una plaza libre. En el camino de ascenso al lugar del salto, el encargado me comentó que la noche anterior habían caído unos 30 litros por metro cuadrado y que los dos días anteriores también había llovido por la tarde, dato a tener en cuenta para conocer el estado de las pistas, cuando reanudase mi ruta. Y efectivamente, de nuevo en ruta después de la tirolina, me esperaba la zona de barro.

No tenía muy claro si hacerla o saltármela, pero pensé que, por lo menos, tenía que darle una oportunidad. Cuando pasas por zonas que dan al norte, las hayas hacen que el sol no llegue al camino y el agua se mantiene durante mucho tiempo, así que empezaron las caídas; tuve hasta tres en la zona del barro, siendo la última en cuesta abajo, por lo que, según levantaba la moto, se escurría hacia abajo y me costó varios intentos ponerla en pie de nuevo.

20220603 105527
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Estaba muy cansado de tanto barro, así que decidí darme un homenaje para comer y, aunque iba corto de gasolina, pues no quería añadir peso extra en el barro, llegué sin problemas a Sabiñánigo, casi a las 15:00, justo a la hora en la que cerraban la mayoría de los bares. La suerte me sonrió y encontré un restaurante con terraza que cerraba a las 16:00; por los pelos, pero conseguí comer en condiciones.

Después de la comida, volví a Serengüé, crucé el puente de las pilas -parece mentira el peso que aguanta este estrecho puente- y llegué a Jaca. Mi ruta pasaba por el puente San Miguel y ahí cogí la pista hasta Jasa, cruzándome a medio camino con un alemán, que llevaba una Teneré 700 y me comentó que llevaba 15 días de ruta y que había encontrado barro en Navarra, advirtiéndole yo de lo que le esperaba. La ruta finalizó este día en Ansó, donde encontré un hostal muy nuevo y equipado con muy buen gusto, en el que me dejaron, además, guardar la moto en el garaje.

SEPTIMO DÍA

lunes 6 de junio (séptimo día de ruta). Después de un muy buen desayuno en el hostal y con un poco de pena, al ser consciente de que el viaje se estaba acabando, llegó el momento de afrontar mi última jornada. Enseguida dejé Huesca, para entrar en Navarra, Roncal, Ochagavía, Orbaiceta, Roncesvalles….¡Cómo iba cambiando el paisaje!, se notaba que Navarra es diferente.

Justo un poco antes del Collado Anchuela hay que decidir si queremos ir por la variante de los escalones (no muy recomendado para maxitrail), o por la zona del barro, siendo esta mi decisión, aunque me costó una nueva caída. 

20220529 155916
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

Pronto llegaría a Echalar y, sobre las 16:30, finalizaría mi ruta transpirenaica en el Faro Higuer. Llegó el momento de buscar hotel y me fui hacia la zona de San Sebastián, donde, por fin, encontré un apartamento con muy buenas vistas.

REGRESO

martes 7 de junio (el regreso al hogar). En el apartamento no daban desayunos, así que me marché enseguida. Iba a realizar una ruta por Navarra y, por fin, encontré un sitio que me gustó para desayunar, coincidiendo con un motero que iba a hacer la compra (sin moto) y que me estuvo preguntando por la moto y por la ruta que había hecho; nos tiramos más de media hora hablando.  Una moto estacionada en el pasto

Descripción generada automáticamente con confianza media La lluvia estuvo muy presente por toda la zona de Navarra, pero no por ello disfruté menos.

Hizo mucho calor ese día y las horas centrales fueron horribles. Con lo fresquito que había estado todos los días, menos el primero y otra vez volvía al calor. De vuelta por Soria, Guadalajara y llegada Madrid. Ahora, ¡a preparar el siguiente viaje!

20220602 180332
Ruta Transpirenaica off road, en solitario. Un sueño hecho realidad

 

Fotos ruta Transpirenaica Off Road 2022

Galería relacionada

Fotos ruta Transpirenaica Off Road 2022

Archivado en:

ruta por las catedrales castellanas (3)

Relacionado

Ruta en moto por las catedrales de Castilla y León

Ruta trail Impala-Towca 2022. Barcelona a Granada

Relacionado

Ruta trail Impala-Towca 2022. Barcelona a Granada

Clásicas OnRoad, el rally para los amantes de las motos clásicas

Relacionado

2ª Edición Clásicas OnRoad, ruta por la dehesa extremeña

Imagen de un tramo de la mítica ruta 66. Fuente: iStock / Grafissimo

Relacionado

Estos son los estados que atraviesa la mítica ruta 66 por los Estados Unidos

Ruta en moto por Salamanca.

Relacionado

Ruta en moto por Salamanca