Dar de baja a una moto: ¿qué se necesita?

Para dejar de ser dueños de una motocicleta hay que realizar un trámite en la Dirección General de Tráfico

Moto antigua que se debe dar de baja. Fuente: iStock/kalender
Moto antigua que se debe dar de baja. Fuente: iStock/kalender

Ya sea porque se tiene una moto vieja que ya no está para rodar o por el simple hecho de que se ha adquirido un nuevo modelo y es necesario desprenderse del antiguo, se puede dar la circunstancia de que haya que dar de baja a una moto.

En ese caso, hay algunos puntos que es interesante tener presentes para que el proceso no sea engorroso y se lleve a cabo con la mayor ligereza posible.

Dónde hay que dar de baja una moto

Esta es quizás la primera cuestión que cualquier dueño de una motocicleta antigua se hace y la respuestas es tan sencilla como acudir a la Jefatura de Tráfico Provincial. De igual modo se puede acudir a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos y realizar los trámites allí.

En el caso de la Jefatura de Tráfico, para acudir habrá que solicitar una cita previa, más aún hoy en día con las restricciones que hay en los edificios públicos por causa de la pandemia de coronavirus.

Documentación

Como ocurre en cualquier trámite que se quiera llevar a cabo, hará falta una documentación en la que se identifique tanto el dueño como la moto en sí, así como la capacidad para poder darla de baja.

La solicitud pertinente se podrá pedir en la Jefatura o en los citados centros de tratamiento de vehículos una vez que se acuda a ellos para realizar todo el proceso. Como se puede suponer, habrá que llevar el Documento Nacional de Identidad o la identificación fiscal en caso de que el vehículo pertenezca a una empresa u organización. Asimismo, será necesario el permiso de circulación y la tarjeta de control de la Inspección Técnica del Vehículo. En este punto hay que mencionar que si se da de baja una moto porque haya sido robada, el dueño de la misma deberá llevar una denuncia de ese hecho para poder finiquitar el proceso. 

Asimismo, cabe recordar que el trámite conlleva unos costes en la DGT (menos de 10 euros), de manera que habrá que abonarlos con una tarjeta de crédito o de débito, ya que no se admiten pagos en metálico. Claro que si se lleva la moto a un centro autorizado, el dueño se evita tener que realizar ese trámite y corre el propio centro con el coste -hay que tener en cuenta que allí se desguazan los vehículos y se obtiene un rendimiento económico por ello-.

Motos dadas de baja. Fuente: iStock/OceanProd
Motos dadas de baja. Fuente: iStock/OceanProd

Traslado a otro país

Otra circunstancia que se puede dar es que el dueño de la motocicleta cambie de residencia y se traslade a vivir a otro país. Si en esa mudanza se lleva la moto, deberá darla de baja en la DGT para después darla de alta en la nueva localización.

En cuanto a los “papeles” necesarios para este proceso, se requieren la solicitud de baja debidamente cumplimentada y un anexo exponiendo que la moto se lleva a un país que no pertenece a la Unión Europea. A todo eso se añade, claro está, la documentación del vehículo en cuestión y la documentación fiscal.

Archivado en:

Un hombre subido a una moto que ha rehabilitado tras tenerla de baja. Fuente: iStock / doble-d

Relacionado

¿Cómo rehabilitar un vehículo dado de baja?

Esta señal será la más habitual en las ciudades con los nuevos límites a partir de este 2021

Relacionado

La DGT explica cuándo y por qué baja el límite de velocidad en ciudad a 30 km/h

Para vender una moto conviene ponerla a punto. Fuente: iStock/pixelfit

Relacionado

Consejos para vender una moto

Nuestros destacados