¿Cuál es el mantenimiento de la moto después de lluvia?

Cuando cae un chaparrón y la moto ha rodado por el asfalto mojado conviene hacer una revisión.

Conducir bajo la lluvia conlleva un mayor mantenimiento. Fuente: iStock/chokchaipoomichaiya
Conducir bajo la lluvia conlleva un mayor mantenimiento. Fuente: iStock/chokchaipoomichaiya

Cuando los meses calurosos del año pasan al olvido y el clima se endurece, lo más habitual es que lleguen las lluvias, especialmente en otoño y al comienzo de la primavera. Esta es, sin lugar a dudas, una época en la que conducir en moto supone un placer y un “fastidio”, ya que las carreteras en esas fechas se llenan de color (ya sea el pardo otoñal o el verde primaveral) pero la humedad y las continuas precipitaciones pueden hacer de la rodada un pequeño suplicio.

Sea como fuere a quien más y quien menos le ha caído un chaparrón mientras montaba en moto y esto no solo afecta al conductor, que llega calado hasta los huesos en caso de no contar con las prendas adecuadas, sino también a la propia máquina. Por ello, hay que poner una especial atención a su mantenimiento después de transitar bajo la lluvia.

Mantenimiento de la moto tras la lluvia

Lo primero que hay que desterrar es la absurda idea de que al llover la moto se va a limpiar. Aunque esto está menos arraigado que en los automóviles hay quienes se alegran de que caen unas gotas para que eliminen la suciedad reinante en las diferentes partes de la moto. 

Obviamente las precipitaciones se van a llevar consigo el polvo y otras partículas que ensuciaban la moto, pero hay que tener muy presente que transitar por un pavimento mojado va a provocar que se forme barro… y este llegará a partes claves. Por lo tanto, la primera acción de mantenimiento que se ha de hacer cuando se la pilotado bajo la lluvia será lavar la moto. De ese modo se eliminará la suciedad que pueda haberse quedado en piezas importantes, como las que hay en el sistema de transmisión o en los propios frenos.

Esta limpieza lleva a otra de las tareas que conviene realizar. Cuando se rueda bajo la lluvia, la cadena también tiende a mancharse y llenarse de partículas que pueden dañar su funcionamiento, sobre todo si se ha creado mucho barro. Así pues, si la moto se ha de limpiar de forma general, en la cadena hay que centrarse de manera particular. Para ello se eliminarán los restos que alberga y se volverá a engrasar para que se encuentre en buen estado la próxima vez.

La lluvia no beneficia a la conducción en moto. Fuente: iStock/middelveld
La lluvia no beneficia a la conducción en moto. Fuente: iStock/middelveld.

Época de lluvias

Aparte de esta limpieza generalizada, habrá que hacer un repaso a los demás componentes, especialmente a aquellos que requieren una vigilancia especial cuando las precipitaciones son habituales. Por lo tanto, una revisión constante de los neumáticos siempre vendrá bien. Se trata de una acción sencilla pero muy útil para saber si vana responder a un clima frío y húmedo. Por otro lado, hay que constatar que los frenos se hallan en buenas condiciones, ya que las condiciones de la frenada son peores que cuando el asfalto está seco y más cálido.

Y otro aspecto esencial es comprobar que el sistema eléctrico está en buenas condiciones, sin cables pelados o “al aire”, ya que la electricidad y la lluvia no son una buena mezcla para los conductores.

Archivado en:

Pinza de freno de la moto. Fuente: iStock/Vichai

Relacionado

Cambio y mantenimiento de la pinza de freno de la moto

El puño acelerador necesita mantenimiento. Fuente: iStock/jashlock

Relacionado

¿Tiene mantenimiento el puño acelerador?

Las luces de la moto deben estar en perfecto estado. Fuente: iStock/davidf

Relacionado

¿Por qué es importante el mantenimiento de las luces de la moto?

Los mejores vídeos