Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

La consagración final del turco ha llegado en Magny-Cours, donde ha sido protagonista total.

Toprak Razgatlioglu ha logrado sus dos primeras victorias en el Mundial de Superbike (Fotos: Gold & Goose).
Toprak Razgatlioglu ha logrado sus dos primeras victorias en el Mundial de Superbike (Fotos: Gold & Goose).

En el fin de semana de la coronación de Jonathan Rea por quinto año consecutivo en Superbike, el gran protagonistas en Magny-Cours ha sido Toprak Razgatlioglu, artífice de las dos victorias en el fin de semana perfecto de Kawasaki, que acabó con la racha de Yamaha en Supersport de la mano de Lucas Mahias y que cerraron los españoles en Supersport 300 con el título de Manu González en la victoria de Ana Carrasco.

SBK: RAZGATLIOGLU DA Y QUITA

Si a Kenan Sofuoglu le sentaba como un guante el sobrenombre de ‘la pasión turca’, a su pupilo Toprak Razgatlioglu le viene como anillo al dedo. Desde que llegó al WorldSBK en el extinto Europeo de Superstock 600 es un piloto que no ha dejado a nadie indiferente, con un estilo tan bonito de ver como, a la postre, efectivo.

Ganado el título continental, en lugar de saltar a Supersport lo hizo a Superstock 1000, bordeando la categoría que dominaba su mentor hasta llegar a la élite, donde ha necesitado menos de dos temporadas para introducir el imposible fonema ‘TLI’ en el vocabulario de los aficionados.

La pasión es un sentimiento fuerte y bidireccional. Puede llevar a los mayores éxitos y a los peores fracasos. Es una moneda de dos caras, y el propio Razgatlioglu mostró las dos en Magny-Cours con una serie capicúa de tiradas: cruz-cara-cara-cruz.

La Superpole fue un absoluto desastre: el turco, que se diluye cual azucarillo en el agua, se quedaba a tres segundos de Jonathan Rea y Michael van der Mark. Un crono demasiado discreto que le situaba 16º en parrilla e hipotecaba todo su fin de semana.

Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

Jonathan Rea lidera la salida con Toprak Razgatlioglu en la parte trasera del grupo.

¡Já! En dos vueltas había arreglado el desaguisado. Con la pista seca y el sol brillando, realizó dos giros memorables para ponerse cuarto. Después, apretó los dientes para que no se le escapasen VD Mark y Rea y, cuando el holandés cayó, todo el mundo estaba cantando el triunfo de Rea. Quedaban dos vueltas y el campeón tenía 1,3 segundos.

Nadie creía en Toprak, salvo Toprak. Donde cualquier hubiese puesto templanza para dar por buena una segunda posición desde la 16ª plaza en parrilla, el turco se dejó llevar por la pasión, llegó a Rea y le superó sin piedad para hacerse con su primer triunfo y poner a Turquía, por primera vez, en lo alto de Superbike.

Además, ponía fin a la racha de Rea, que había sido el artífice de las últimas 25 victorias de Kawasaki, desde la última de Tom Sykes, el año pasado en Assen. De forma casi poética, fue Sykes quien les acompañó en el podio tras batir a Loris Baz, que se quedaba sin podio a manos de su viejo compañero y enemigo.

Llegó el domingo y repitió el memorable arranque desde las catacumbas de la parrilla, personándose entre los pilotos de cabeza en un par de giros. Al tercero ya estaba tras Rea y VD Mark, en el quinto pasó al holandés y en el séptimo cogió el liderato. Tan confiado estaba que no necesita ganar a Rea por sorpresa. El norirlandés tuvo cuatro vueltas para reaccionar, pero el desenlace fue el mismo: segunda victoria del intratable Razgatlioglu.

Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

Clasificación general Mundial de Superbike tras Magny-Cours.

Mientras tanto, Álvaro Bautista solamente había podido ser quinto en ambas carreras con dos buenas remontadas desde el 14º puesto en parrilla, algo minimizadas por el propio turco. Sin embargo, que Razgatlioglu hubiese ‘quitado’ ocho puntos a Rea daba algo de aire a Bautista para, al menos, impedir que la proclamación del norirlandés fuese ya en Magny-Cours.

Sin embargo, lo que el pasional Razgatlioglu te da, el mismo pasional Razgatlioglu te lo quita. Desde la primera posición de parrilla, el turco era favorito al triplete, pero un pequeño error en la primera vuelta le había mandado hacia atrás y, cuando intentaba remontar, adelantó a Bautista para arrebatarle la tercera plaza. Salió mal: el turco perdió el control de su Kawasaki y se fue al suelo, Bautista no pudo esquivarle y también cayó.

Eso dejó el camino expedito a Jonathan Rea, que tuvo que batirse el cobre con Michael van der Mark y Alex Lowes. Con la lección aprendida de lo sucedido el sábado, Rea no falló y se llevó la victoria y el título mundial, convirtiéndose en el primer pentacampeón de la historia de la categoría, el que sin duda ha sido el más difícil de los cinco.

Once puntos más para la saca de Jordi Torres, que tras una Superpole horrible (20º y último) escaló hasta la undécima puesta en la primera manga y la décima en la segunda, siendo entre ambas 15º en la carrera Superpole. Gana un puesto en la general y se pone a cinco puntos del top ten que marca Sandro Cortese.

Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

Clasificación general Mundial de Supersport tras Magny-Cours.

WSS: LA ANOMALÍA VERDE

La lluvia había dejado una parrilla extraña y el sol no cambió la tendencia. Tras una interrupción en la primera vuelta y su consiguiente bandera roja, en la reanudación Randy Krummenacher se iba al suelo en un error inaudito este año y que se antojaba decisivo, pero la caída de Federico Caricasulo lo dejaba en tablas. El gran beneficiado parecía ser Jules Cluzel, rey de Magny-Cours con cuatro victorias, pero el local tenía mucha más voluntad que ritmo y se fue hacia atrás a la hora de la verdad.

La carrera más anómala del año sirvió un duelo entre Lucas Mahias e Isaac Viñales. El francés, campeón del mundo de la categoría, podía devolver a lo alto a Kawasaki y finiquitar la eterna racha de Yamaha. Isaac Viñales podía extender dicha tiranía y acabar con la sequía española de casi diez años sin victorias (Joan Lascorz, Valencia 2010). Al final ganó Mahias y Viñales tuvo que conformarse con devolver a España al podio tres años después del de Nico Terol, con Ayrton Badovini cerrando el cajón. Dani Valle terminó 16º y Nacho Calero fue de los implicados en la bandera roja.

Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

Manu González tras proclamarse campeón del mundo de Supersport 300 2019.

SSP300: CITA CON LA HISTORIA

Hace un año, en la categoría de Supersport 300, Magny-Cours asistió al histórico hito de Ana Carrasco, que se convertía en la primera piloto en ganar un Campeonato del Mundo. En este 2019, el trazado galo ha vuelto a citarse con la historia del motociclismo, con Manu González convirtiéndose en el campeón del mundo más joven de la historia de la velocidad, batiendo el récord de Loris Capirossi tres décadas después.

Lo hizo entrando en segunda posición tras… la propia Ana Carrasco, que con su triunfo en la cita francesa recupera en solitario el primer puesto del ránking histórico de victorias en la categoría: cinco, por las cuatro de Scott Deroue, que con su tercera posición culminó el fin de semana más mágico de Kawasaki: cinco victorias de cinco posibles y dos títulos mundiales.

Del resto de españoles solo puntuó Marc García, 11º. Unai Orradre fue 19º, Borja Sánchez 25º y Beatriz Neila 28ª, con José Luis Pérez y Mika Pérez sin acabar.

Toprak Razgatlioglu, la pasión turca 2.0

Clasificación general Mundial de Supersport 300 tras Magny-Cours.
Los mejores vídeos