¿Se necesitan permisos para hacer un circuito de carreras?

Tanto para uno de uso privado como de uso público, hay diversas reglamentaciones que han de tenerse en cuenta.

Imagen de un circuito. Fuente: iStock/jamesteohart
Imagen de un circuito. Fuente: iStock/jamesteohart

Como cabe esperar, construir un circuito de carreras no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana. Y no solo por las dificultades que supone crear una pista adecuada a la modalidad de motociclismo a la que vaya a estar destinada, sino también al papeleo que hay detrás de este tipo de operaciones.

Ni que decir tiene que cuando se va a construir alguno de los circuitos que van a estar abiertos al público, los permisos que han de conseguirse se multiplican. A fin de cuentas, se trata de una obra cuyos fines son comerciales y que ha de cumplir una serie de requisitos. 

Por otro lado, existe la posibilidad de construir un circuito propio en un terreno privado… para un disfrute privado. En este caso los más habituales son los de motocross, pero puede darse el caso de que alguien con una gran finca quiera hacerse su propio circuito de asfalto (con unos costes superiores, claro está) para rodar en él cuando le venga en gana. En ese caso también se van a requerir permisos, pero al no estar abierto al público, estos no serán tan numerosos.

Circuito de Jerez. Fuente: iStock/F4-Bilder.de
Circuito de Jerez. Fuente: iStock/F4-Bilder.de.

¿Qué permisos se necesitan para hacer un circuito privado?

Partiendo de la base de que cada localidad, provincia o comunidad autónoma cuenta con sus propias reglas (aunque estén basadas en las normas estatales) y que por lo tanto, hay que atenerse a ellas, por regla general se necesitarán los siguientes requisitos:

  • Por supuesto, el terreno en el que se construya debe pertenecer a quien solicita la construcción del circuito, o al menos deberá contar con la aprobación del propietario.
  • Igualmente, debería presentarse un proyecto debidamente firmado por alguien competente en la materia. De ese modo se evitarán posibles problemas. No obstante, al tratarse de una propiedad privada, habrá zonas en las que este paso pudiera no ser necesario.
  • Permiso medioambiental. Lo que sí va a ser esencial para construir un circuito privado será el permiso de medio ambiente, es decir, la obra no podrá realizarse si los agentes medioambientales consideran que afectará al entorno o si directamente el terreno se halla en una zona protegida. Del mismo modo, no podrá perturbar el descanso de los vecinos en caso de que los hubiera. Un exceso ruido violaría las normas de contaminación acústica y podría prohibirse la práctica deportiva aunque fuera privada, lo que conllevaría haber invertido en un circuito que no se va a utilizar.

Circuito abierto al público

Como hemos apuntado, si el circuito no va a estar destinado al disfrute privado, sino que habrá una actividad económica en torno a él, los permisos se multiplican, ya que a los anteriores habrá que sumar todos los relacionados con la puesta en marcha de una empresa o una sociedad (en caso de que no exista). Asimismo, las instalaciones habrán de cumplir con las diversas regulaciones en cuestión de aforos, accesos, agua, electricidad y un sinfín de detalles más. Es decir, se requerirá una inversión mayor al alcance de muy pocos.

Moto en circuito. Fuente: iStock/grahamheywood

Relacionado

5 errores que no cometer al meter la moto en un circuito

Las motos de cross no pueden salir a la carretera. Fuente: iStock/Artur Didyk

Relacionado

¿Motos de cross fuera del circuito? ¿Es posible?

La moto debe estar perfecta para hacer tandas y correr en circuito. Fuente: iStock/Just_One_Pic

Relacionado

Rodar en circuito, una experiencia que cualquier motero debería probar

Los mejores vídeos