Movistar Activa Joven Cup, el inicio de una tendencia

La primera edición de esta iniciativa mostró la importancia de contar con escuelas de talentos.

El equipo que surgió de la Movistar Activa Joven Cup. Fuente: Gold & Goose
El equipo que surgió de la Movistar Activa Joven Cup. Fuente: Gold & Goose

A finales del siglo XX, entre los años 1998 y 1999, se llevaron a cabo en nuestro país algunas iniciativas destinadas a encontrar nuevos talentos, de cara a fomentar su desarrollo y que llegaran sobradamente preparados a la alta competición.

Hay que recordar que hasta aquellas fechas, las figuras más representativas del motociclismo español habían surgido a cuentagotas. Los Nieto, Tormo, Aspar, Herreros, Pons, Crivillé y Alzamora habían llevado al motociclismo español a lo más alto, pero la preponderancia de este no se asemejaba a lo que vendría después de la labor de desarrollo y promoción de los jóvenes talentos que había entre los niños de nuestro país.

Movistar Activa Joven Cup

Entre las competiciones que se pusieron en marcha estuvieron el CEV, el campeonato creado por Aprilia y la inolvidable la Movistar Activa Joven Cup, un nuevo modelo de promoción que posteriormente se replicaría para seguir encontrando a nuevos diamantes a los que pulir para llegar a las más altas cotas. Esta iniciativa se inició en 1999 y tuvo una gran éxito no solo por la repercusión con la que contó, sino que además de ella surgieron pilotos cuyos nombres se hicieron habituales en el mundial.

El alma mater fue Alberto Puig, que se puso al frente del proceso de selección entre más de 6.000 niños que se presentaron a las pruebas con el objetivo de formar parte de los elegidos. Dos años después, el propio Puig dirigiría un equipo patrocinado por Movistar en el mundial de 125 cc con los pilotos que más habían despuntado tanto en la Movistar Activa Joven Cup, como en otras competiciones que la sucedieron en el tiempo. El nombre más destacado era Toni Elías, que ya había debutado en el año 2000 y había demostrado su capacidad para ir rápido. Le acompañaría Joan Olivé después de ganar el CEV también en 2000.

Dani Pedrosa en 2001. Fuente: Gold & Goose
Dani Pedrosa en 2001. Fuente: Gold & Goose.

Y el tercer elegido fue la apuesta más personal de Puig: Dani Pedrosa. No en vano, el de Castellar del Vallés había sido la excepción al participar sin haber llegado a la edad mínima para hacerlo. Puig vio algo en su forma de pilotar y no solo permitió su presencia, sino que además contó con él para el equipo de 125 cc. El tiempo le terminaría dando la razón, ya que Pedrosa se convirtió en el faro de la generación que surgió del Movistar Activa Joven Cup, con tres mundiales a sus espaldas y una gran trayectoria en MotoGP. De hecho, de todos los pilotos surgidos de esas iniciativas llevadas a cabo a finales de los 90, solo Jorge Lorenzo acabaría su carrera con un palmarés más extenso.

Y claro está, siempre quedará cuestionarse acerca de la importancia de competiciones como al Movistar Activa Joven Cup, ya que ¿hubiera llegado Dani Pedrosa a donde lo hizo sin ella?

Posteriormente, en 2004 se puso en marcha una nueva edición, a la que se apuntaron 4.587 aspirantes que pretendían ser el nuevo Pedrosa. Una vez más el organizador fue Alberto Puig y los objetivos serían los que después llevaron a la creación del programa Road to MotoGP: descubrir y promocionar a los jóvenes talentos del motociclismo.

Archivado en:

Como parte de Road to MotoGP, el FIM CEV se convierte en FIM JuniorGP

Relacionado

¿Qué es Road to MotoGP?

Máximo Martínez se llevó el título de la European Talent Cup 2021 ganando tres de las últimas cuatro carreras

Relacionado

¿Qué es la European Talent Cup?

British Talent Cup

Relacionado

¿Qué es la British Talent Cup?

Los mejores vídeos