¿Cómo fue la rivalidad Rossi-Gibernau?

El ascenso del español como posible rival del 46 dio lugar a algunos agrios encontronazos en las temporadas 2004 y 2005.

La rivalidad Rossi-Gibernau en Jerez en 2005. Fuente: Gold & Goose
La rivalidad Rossi-Gibernau en Jerez en 2005. Fuente: Gold & Goose

Corrían los primeros años del nuevo siglo y Valentino Rossi campaba a sus anchas tanto en 500 cc como en la recién creada categoría de MotoGP. El 46 se había “merendado” a su compatriota Max Biaggi sin piedad alguna y manejaba la competición con mano de hierro.

En esa misma parrilla se encontraba Sete Gibernau, un actor secundario que poco a poco fue acaparando focos. Siempre con la gorra hacia atrás, el homenaje a Daijiro Kato en su mono y sonrisa de surfero californiano, el barcelonés iba mejorando sus prestaciones temporada tras temporada, especialmente cuando formó parte del equipo satélite de Honda. En aquellos momentos, la relación con el capo del mundial era magnífica; el buen rollo imperaba. Pero Sete comenzó a ganar…

Un nuevo pistolero en la ciudad 

Ese salto de calidad puso en alerta al sheriff de MotoGP. Rossi seguía ganando, pero no tanto. Además, cuando lo hacía siempre veía en el podio a Gibernau, que cada vez se mostraba más consistente. Había que tener cuidado con ese nuevo pistolero que además pertenecía al equipo satélite. 

Recientemente, el propio Gibernau recordaba el año 2003: "Llegábamos con Valentino en el equipo oficial de fábrica, que había ganado hasta el momento tres carreras de ese campeonato, y yo había ganado tres carreras también. Estábamos empatados en cuanto a victorias y parte del equipo Repsol Honda no estaba demasiado contento, porque no le gustaba que un equipo satélite, con un piloto satélite, tuviera las mismas victorias que su piloto de fábrica”.

Temporada 2004

Así las cosas, con la mirada puesta en Gibernau, Rossi lanzó un órdago y se marchó a Yamaha, que había puesto toda la carne en el asador para reverdecer viejos laureles. La jugada le salió bien al Doctor, pues la nueva moto le iba perfecta y le permitía mostrar la superioridad técnica que le había convertido en el mejor. 

Sin embargo, no lo iba a tener tan sencillo como en pasadas ediciones. La Honda satélite de Gibernau también daba un gran rendimiento y el piloto barcelonés estaba dispuesto a dar guerra.

Rossi devolvió a la Yamaha a lo más alto en la temporada de MotoGP 2004. Fuente: Gold & Goose
Rossi devolvió a la Yamaha a lo más alto en la temporada de MotoGP 2004. Fuente: Gold & Goose.

Duelo de pistoleros

Las relaciones entre los dos aspirantes al título comenzaron a resquebrajarse. Las sonrisas y el compadreo mutuo habían desaparecido y paulatinamente empezaron a haber cruce de declaraciones. Y es que, como se ha podido ver después, el italiano necesitaba avivar esa llama de rivalidad extrema para socavar la mentalidad de sus oponentes. “Tuve grandes batallas con Max Biaggi, Sete Gibernau y luego con Jorge Lorenzo, y cuando tienes una rivalidad como esa, es el combustible para subir el rendimiento de todos, para elevar el nivel. Porque la pelea comienza, y luego se convierte en algo un poco personal. Esto se traduce en que puedes dar más para llegar delante y el nivel sube", apuntó mucho tiempo después. Y el propio Sete lo corroboró: “Valentino es una persona que necesita generar mucho odio con su rival, con el piloto con el que se pelea. Es su manera de ver las cosas”.

Al principio, Sete aguantó bien la presión. A fin de cuentas, no tenía nada que perder, aunque con el paso de la temporada y el inicio de la siguiente, esa rivalidad terminaría quemándole. Uno de los momentos clave fue cuando Rossi y Biaggi fueron sancionados en Catar por haber quemado rueda la noche antes del GP en el lugar donde iban a salir. El 46 fue enviado al fondo de la parrilla de salida y en la remontada se fue al suelo. Eso le enervó de tal manera que arrasó en las tres carreras siguientes, evitando que el acercamiento de Sete en la clasificación sirviera para hacerle sombra. Finalmente, el título cayó de su lado.

Jerez 2005, episodio final

Ya como enemigos declarados, el año 2005 comenzó aún con los rescoldos de 2004. Y en Jerez volvieron a verse las caras. Antes de acabar la carrera, Rossi hizo una maniobra que podría haberse sancionado y no solo privó a Gibernau de la victoria, sino que además le mandó fuera de la pista. Aquello fue la gota que colmó el vaso y, de un modo u otro, supuso la última bala de Sete en un duelo que nunca pudo ganar. “Las cosas han cambiado en MotoGP después de lo que sucedió y no estoy de acuerdo con eso”, expresó el barcelonés años más tarde. “No quiero que nadie salga lastimado, así es como entiendo este deporte y las carreras”.

Fue el final del primer gran duelo en el que Rossi se tuvo que remangar y sacar lo mejor de su repertorio. Después vendrían más…

Valentino Rossi en Japón en la temporada de MotoGP 2003. Fuente: Gold & Goose

Relacionado

Resumen de la temporada de MotoGP 2003: Honda arrasa

Rossi al frente, muy habitual en la temporada de MotoGP 2005. Fuente: Gold & Goose

Relacionado

Resumen de la temporada de MotoGP 2005: Rossi domina

Rossi devolvió a la Yamaha a lo más alto en la temporada de MotoGP 2004. Fuente: Gold & Goose

Relacionado

Resumen de la temporada de MotoGP 2004: El renacimiento de Yamaha

Los mejores vídeos