Historia de Suzuki en MotoGP

En los últimos años Suzuki ha vivido su mejor época en el Campeonato Mundial de MotoGP.

Joan Mir, campeón del mundo de la temporada de MotoGP 2020 con Suzuki. Fuente: Gold & Goose
Joan Mir, campeón del mundo de la temporada de MotoGP 2020 con Suzuki. Fuente: Gold & Goose

Durante la historia del Campeonato Mundial de Motociclismo Suzuki ha concatenado buenos tiempos con otros en los que sus motos no conseguían llegar a los puestos de cabeza. De hecho, en numerosas ocasiones ha sido el outsider de la tradicional pelea de Honda con Yamaha (y Ducati en las últimas décadas).

Eso hace que sean muchos los aficionados que se decantan por el color azul de esta marca japonesa. Es más, a algunos de sus títulos se le ha tendido a dar una mayor relevancia puesto que, por lo general, sus pilotos han contado con menos medios que los de la competencia (aunque no siempre haya sido así).

Historia de Suzuki en MotoGP

Si nos atenemos únicamente a la era de MotoGP, es decir, desde 2002 en adelante, lo cierto es que a las motos de Suzuki les ha costado arrancar y llegar a las posiciones delanteras. No en vano, el penúltimo campeón de 500 cc fue Kenny Roberts Jr. a lomos de una moto de este fabricante, sucediendo en este honor a Kevin Schwantz, Marco Luchinelli, Franco Uncini o Barry Sheene, nombres ilustres que conquistaron la máxima categoría para Suzuki.

Esto no se ha vuelto a repetir hasta la temporada 2020, cuando las motos azules de la marca se convirtieron en las más consistentes de la parrilla y llevaron a un fantástico Joan Mir a reinar en el mundial, algo que se antojaba realmente complicado si se tenía en cuenta la trayectoria de Suzuki en MotoGP. Esta se puede resumir en las siguientes líneas:

  • Después de un decepcionante 2001 en el que Suzuki no fue capaz de repetir los logros del año 2000, la marca se embarcó en la recién estrenada MotoGP con Kenny Roberts Jr. y con Sete Gibernau, pero los resultados no fueron especialmente buenos, llevándose un solo podio gracias a un tercer puesto del piloto estadounidense.
  • Las siguientes cuatro temporadas la situación apenas mejoró. Entre 2003 y 2006, estas motos japonesas solo cosecharon dos únicos podios (gracias a John Hopkins y Chris Vermeulen) que quedaban muy lejos de las pretensiones que un fabricante como Suzuki podía tener.
  • Fue en 2007 cuando se dio un paso adelante, precisamente Hopkins y Vermeulen como pilotos, ambos procedentes de las superbikes. El primero de ellos fue muy constante durante todo el año, conquistando la cuarta plaza final (y cuatro podios), mientras que el australiano quedó en sexta plaza, aunque en su haber hay que apuntar la primera victoria de Suzuki en MotoGP. Fue en Le Mans, en el Gran Premio de Francia. Sin duda, el cambio en la reglamentación había venido bien a la marca (así como los neumáticos Bridgestone que ese año estaban por encima de los Michelin). Claro que en 2008 sus rivales dieron un paso adelante (montando todos Bridgestone) y la única cosecha de podios fueron tres terceros puestos. 
Chris Vermeulen (2006-2009)
Chris Vermeulen (2006-2009).
  • Entre 2009 y 2011 los resultados no acompañaron al fabricante, que además tuvo que reducir costes debido a la crisis económica mundial. Eso llevó a su retirada de la competición hasta 2015.
  • Y precisamente en 2015 Suzuki volvió a MotoGP con la dificultad que entrañaba coger un tren en marcha donde las Honda y las Yamaha dominaba con apariciones esporádicas de Ducati. Ese año, los jóvenes Aleix Espargaró (11º) y Maverick Viñales (12º) lograron situarse a las puertas del top ten final.
  • Los primeros brotes verdes aparecieron en 2016 con un sobresaliente Maverick Viñales sacando el máximo partido a su talento innato. El español terminó el año en cuarta posición y cosechó una victoria y tres podios más.
  • El equipo Suzuki se renovó en 2017 con la marcha de Viñales y Espargaró y la llegada de Andrea Ianonne y Álex Rins. Tras un 2017 de adaptación y resultados irregulares, Suzuki volvió a encontrar el camino hacia los puestos delanteros enn 2018, pues tanto el italiano como el español acumularon ocho apariciones en el cajón y Rins firmó una meritoria quinta plaza final.
  • En 2019 Rins mejoró sus prestaciones y sumó dos GPs que le terminaron llevando a la cuarta plaza final. La moto estaba preparada para mayores logros.
  • Y eso ocurrió en 2020, cuando no solo Joan Mir se llevó uno de los campeonatos más reñidos de la categoría, sino que además Suzuki ganó el de fabricantes y Álex Rins finalizó tercero. 
  • Tras un 2021 en el que la moto no ha estado a la altura de las Ducati o las Yamaha, solo el buen hacer de Mir ha hecho posible una tercera plaza final, pero deberá mejorar si en 2022 quieren mantenerse cerca de las motos de cabeza.

Archivado en:

A vueltas con el relevo de Davide Brivio en Suzuki

Relacionado

A vueltas con el relevo de Davide Brivio en Suzuki

Kevin Schwantz sobre la Suzuki. Fuente: Fold & Goose

Relacionado

Grandes momentos de la carrera de Kevin Schwantz, el hombre de Suzuki

Joan Mir sobre su Suzuki en el último GP de Holanda. Fuente: Gold & Goose.

Relacionado

Los grandes momentos de Suzuki como fabricante de motos

Los mejores vídeos