Esta es la multa por no llevar el obligatorio casco cuando se va en moto

No solo para evitar una sanción, este elemento de seguridad es clave en caso de colisión o accidente.

Motorista con el casco puesto para emprender la marcha en moto. Fuente: iStock / e_rasmus
Motorista con el casco puesto para emprender la marcha en moto. Fuente: iStock / e_rasmus

No hay excusa posible si un motorista va conduciendo su moto sin el pertinente y obligatorio casco puesto. Y es que en este caso no se trata tan solo de esquivar una multa, sino que no llevar este elemento de seguridad puede ser muy peligroso en caso de accidente o colisión. Ya sea para montarse en una motocicleta, ciclomotor, quad o cualquier tipo de vehículo de dos ruedas: el casco no debe faltar nunca; primero por seguridad y segundo que este accesorio evita, además, que en los ojos puedan entrar insectos, polvo, viento o agua durante la marcha. 

¿Qué pasa si no se lleva casco?

A nivel de seguridad, no llevar en la cabeza (y perfectamente puesto y abrochado) el casco se traduce en un riesgo que puede llegar a ser mortal en algunos casos. Y es que el golpe con el suelo, con otro vehículo o con mobiliario urbano puede ser fatal, incluso por pequeño que sea. Un dato para corroborar esta certeza: el uso del casco previene un 44% de las lesiones de cabeza. 

Motorista, con el casco puesto, tras un accidente de moto. Fuente: iStock/
Motorista, con el casco puesto, tras un accidente de moto. Fuente iStock.

Además de esto, que es lo más importante en este caso, no llevar el casco y ser sorprendido por un agente de seguridad en mitad de la carretera (e incluso si se va por la ciudad) trae consigo la pertinente sanción. Una multa que puede ser de hasta 200 euros y la pérdida de 4 puntos del carnet de conducir tal y como se especifica en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Una norma que también se aplica para el acompañante que vaya con el conductor de dicha moto. 

Tampoco vale si este elemento de protección se utiliza de forma indebida (como puede ser desabrochado); la penalización es la multa. Es más, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), en el 20% de los accidentes de moto el casco sale despedido debido a una elección errónea de la talla o a que este no estaba abrochado como debería. 

El casco perfecto

Eso sí, para ahorrarse la multa no vale con llevar cualquier casco. Este debe estar homologado por la Unión Europea para que pueda ofrecer la suficiente garantía de seguridad para la persona que lo lleva puesto. Además, como es lógico debe ser de la talla correcta para que no apriete demasiado y moleste, pero ni tampoco quede bailando y suelto y ante el mínimo golpe salga despedido y no cumpla con su función de proteger la cabeza. De la misma manera, la correa debe estar perfectamente ajustada. 

Aparte de estas dos premisas previas esenciales cuando de comprar este elemento se trata, también es conveniente fijarse en si el casco cuenta con un sistema de ventilación que permita la entrada y salida de aire para que no se llegue a crear vaho en la parte de la pantalla o visera que sería un riesgo al perder visibilidad. En este último caso es importante asegurarse de que esa visera no sea tintada, negra o ahumada; estas solo pueden usarse cuando estén homologadas para ello y solo en horas de mucha luz directa de frente. 

Archivado en:

Motorista con casco cerrado. Fuente: iStock/pastie

Relacionado

¿Qué saber sobre la evolución del casco cerrado?

Imagen de un casco, cuya parte exterior se llama calota. Fuente: iStock / silverjohn.

Relacionado

¿Qué es la calota? Las partes del casco de moto que hay que conocer

Al bajar de la moto es recomendable guardar el casco en una funda. Fuente: iStock/silverjohn

Relacionado

Las ventajas de tener una funda para el casco de la moto

Los mejores vídeos