Qué moto comprar: Custom

El segmento Custom está más vivo que nunca. Actualmente varias marcas luchan por colocar sus modelos entre los más vendidos del mercado.

Motociclismo.es -
Qué moto comprar: Custom
Qué moto comprar: Custom

La Harley-Davidson 72 es la octava integrante de la gama Sporster, la más asequible tanto en precio como en lo que a exigencias de pilotaje se refiere. La marca ha elegido el mayor de los dos motores de esta gama, con poco más de 1.200 cc y considerables cifras de par, para mover esta máquina liberada del lastre que suponen los numerosos aditamentos que sus hermanas de marca suelen lucir. La 72 huye de todo lo superfluo para ofrecer una conducción más fácil y basada en el concepto “chopper” que tan de moda puso la película “Easy Rider”, poniendo en tus manos una moto de serie, pero que de por sí ya tiene aspecto de una moto personalizada. Su manejo viene marcado por la gran llanta delantera de 21 pulgadas montada sobre una horquilla bastante lanzada hacia adelante. Manos altas y pies adelantados, no llegan a conformar, junto con el bajo asiento, una postura forzada, pero sí muy personal. Ésta es su esencia: una estética atrevida, en la que destacan sus neumáticos con banda blanca en sus flancos y el hecho de poder elegirla con una pintura especial con purpurina con un sobreprecio, para una cruiser nada exagerada en su funcionamiento, sino todo lo contrario.

Si lo que quieres es pasar desapercibido allá donde vayas con tu nueva moto, mejor pasa la página y no plantes tus ojos en la Harley-Davidson CVO Softail Convertible, porque ésta es una acaparadora de miradas. Te preguntarás el porqué de su nombre, y no es otro que su carenado, que se desmonta para cuando quieras pilotar con el viento dándote en la cara. También lo hacen las maletas y el respaldo del pasajero, lo que hace que con ella tengas dos motos en una. El carenado ha sido rediseñado este año precisamente para que cuando lo lleves puesto te proteja mejor de las inclemencias. El manillar mini ape hanger no es muy excesivo en sus medidas y el motor el poderoso Screamin’ Eagle exclusivo de las CVO.

Preparada por el departamento de Harley-Davidson, la Street Glide se beneficia del potente motor Screamin’ Eagle y de una estética arrolladora e inspirada en los hotrods norteamericanos. Esta deslumbrante motocicleta nace para agasajar a sus ocupantes (el asiento del pasajero es desmontable) con todo tipo de refinamientos: equipo de sonido de calidad, control de velocidad de crucero, toma de corriente para accesorios e incluso viene con iPod incorporado. A sus mandos disfrutarás... o disfrutaréis, pero también lo harás paseando su mirada por la pintura de categoría premium o sus preciosos componentes en especial sus llantas, o los frenos, firmados en su caso por la prestigiosa marca Brembo.

Si buscas una Harley-Davidson y te va el rollo minimalista, la Harley-Davidson Softail Blackline es tu moto. Su perfil de líneas limpias y simples permiten que el motor Twin Cam 96B cobre aún más  protagonismo si cabe, sobre todo cuando las llantas y otros elementos que suelen ir cromados, en la Blackline aparecen lacados en negro, incluidos el manillar tipo Split Drag (partido en dos cuernos independientes) o el diminuto tacómetro. Su postura viene marcada por un asiento en el que quedas encajonado, y que deja poco espacio para el pasajero. Usa neumáticos estrechos para favorecer su agilidad, pero cuidado con animarte porque los avisadores de los adelantados estribos limitan su capacidad para tumbar.

La Harley-Davidson Softail Slim, que toma su nombre del estrecho neumático trasero, de sólo 140 mm frente a los 200 de una Fat Boy, está inspirada en la moda “bobber” de los años 50. Así, su exigua vestimenta está recortada como hacían los veteranos de la II Guerrra Mundial en aquellas máquinas. Asiento bajo, manillar ancho y plataformas para los pies generan una postura espaciosa para su único pasajero. La goma trasera estrecha hace que la Slim se mueva con mayor facilidad si la comparamos con sus hermanas de marca. Respecto a éstas, se nota menos pesada y más enérgica por tanto en las aceleraciones, pero tranquilo porque su sistema de frenos con ABS funciona bastante bien y la para sin problemas.

Después de diez años en el mercado, el dragster de Harley-Davidson conmemor a dicho aniversario con esta edición especial Harley-Davidson V-Rod 10th Anniversary, con mayor profusión de cromados y pulidos. La verdad es que su forma de acelerar es un auténtico delirio, con sus 125 caballos transmitiéndose al asfalto mediante el ancho neumático trasero. Pero no sólo sirve para salir disparado dejando goma en la carretera, sino que su funcionamiento es agradable en casi todas las circunstancias, salvo en ciudad, donde sus dimensiones hacen duro lidiar con ella. La suspensión delantera invertida y el doble disco de freno, firmados por Brembo, completan un conjunto deportivo  a la americana.

Honda rinde homenaje a las “chopper”, muy populares en EE.UU en los 70 con esta Honda VT 1300 CX. Se trata de una moto singular, empezando por su gran rueda delantera de 21” y su amplia distancia entre ejes, además de superar los 300 kg de peso a pesar de contar con una apariencia limpia y ligera. Con esta carta de presentación es fácil imaginarse que su lugar ideal no está en la ciudad, a lo que tampoco ayuda el amplio grado del lanzamiento de la horquilla, pero sí que resulta muy agradable en carretera y autopista, gracias también al comportamiento suave de las suspensiones y del motor, carente de vibraciones muy entero en cualquier régimen. Honda ofrece de manera opcional el sistema de frenada combinada con ABS.

No hay que volverse loco a la hora de comprarse una custom llamativa y efectiva, al menos así lo ha entendido Honda con la VT 750 S, una moto con un precio muy ajustado  (suele además contar con promociones oficiales) con una imagen “muy parecida” a la de una Sportster de Harley. Si el coste no es suficiente aliciente, Honda ha añadido algo más de valor al producto, gracias a la facilidad de uso, su confort y buenos acabados. Sin duda, se trata de una custom de uso diario, que incluso puede hacer competencia a algunas naked supuestamente más racionales en ciudad. Eso sí, tampoco esperes emociones fuertes en lo que se refiere a prestaciones,  pues el motor rinde 44 CV.

Las Shadow son ya un nombre legendario en el mundo custom y muy valoradas por su estética tradicional y su comportamiento  equilibrado y fiable; y ahora también con el sistema de frenada C-ABS. Esta Honda Shadow 750 mantiene su cerrado bicilíndrico en V y  transmisión por cardan, que se puede considerar como el más suave de su categoría, algo que se agradece en marcha, aunque a cambio se sacrifican prestaciones. De cualquier modo, la concepción de la moto no es para correr y sus 46 CV resultan suficientes para disfrutar de una ruta de fin de semana, pero también para el día a día en la ciudad. La postura de conducción es cómoda, con las estriberas
adelantadas y el manillar próximo a nuestro cuerpo.

 

A los coreanos de Hyosung se les ocurrió la brillante idea de añadir unos cuantos accesorios a su Hyosung ST7 Cruiser para convertirla en una moto ideal para hacer turismo. Los accesorios no han sido puestos por la marca al azar, todo lo contrario, todos ellos son realmente útiles, empezando por su pantalla frontal que permite realizar muchos kilómetros sin parar sin enterarse del viento. No tiene sentido, además, realizar un viaje sin poder llevar el equipaje, por lo que el kit incluye un par de prácticas maletas rígidas forradas de piel. La preparación termina con unas plataformas para los pies, también pensadas para que las horas pasen sin enterarse. El precio, su mejor atractivo. 

Seguramente, si Batman tuviera que comprar una moto, se decantaría por la Kawasaki VN 1700 Voyager Custom, una máquina con la que se puede disfrutar, y mucho, especialmente en la carretera (más que en la ciudad o en la autopista) escuchando música a través de su excelente equipo de audio. A pesar de su apariencia mastodóntica, se mueve bastante bien, excepto en parado, que es donde más se notan los kilos, pero los excelentes bajos del motor, el bastidor y los frenos ayudan mucho en la conducción, que se realiza de manera magistral. Eso sí, con semejante “corpulencia” se esperaba un poco más de capacidad en sus maletas, en donde no caben un casco integral.

Aleja del estrés, porque con la Suzuki Intruder C 800 todo fluye sin sobresaltos; la comodidad a sus mandos y la dulzura de su propulsor la definen. Comportamiento algo condicionado por la transmisión por cardan, de reacciones que inciden sobre la sencilla suspensión trasera; se aprecian sobre todo si bajamos un par de marchas en una improvisada reducción, provocando rebotes en la rueda trasera. Los baches en general o las juntas de asfalto no serán bien recibidas. Las vibraciones sólo aparecerán si superamos los límites legales de velocidad máximos, así que sólo será un problema relativo. Se diferencia de la versión estándar en la decoración: está disponible en color negro, y la de la C es bitono.

 

 

Su imponente aspecto ya nos indica qué es lo que nos vamos a encontrar: una moto muy potente pero con una línea estética más futurista, pensada en principio para el mercado americano, pero que por su funcionamiento bien sería una buena opción en Europa. Su propulsor es muy suave y progresivo, y permite ser aprovechado desde muy abajo. Corre mucho esta Suzuki Intruder C 1800, pero tendrás problemas debido a lo expuesto que queda uno al viento. No en vano se trata de una posición la posición de conducción es de lo es, una custom. Por cierto, si eres de talla corta, no irás del todo cómodo debido a la peculiar colocación de las estriberas (que además rozan si apuras un poco el ritmo).

Esta Suzuki Intruder M 1500 se encuentra un escalón por debajo de su hermana M 1800 R; y con mucha menos tecnología y derroche de medios que aquélla. Representa el concepto dragster que define a las Intruder M, pero más lógico o civilizado, debido sobre todo a sus menores cilindrada, potencia y par. De reacciones menos desmesuradas que la 1800, sobresale su mayor facilidad en los cambios de dirección, siendo responsable su «donut» trasero, pero en esta ocasión en versión «light» con sólo ¡200 milímetros de ancho! Llevados por esa mejor maniobrabilidad nos pueden sorprender los arrastres de los estribos al tumbar, y es que no debemos olvidar que estamos sobre una  custom, de planteamiento sport, pero custom.

Habría que investigar si Triumph puso el nombre de America a su modelo pensando en cruzar con ella los Estados Unidos de América. Y es que su motor bicilíndrico de 865 cc y 61 CV es todo un prodigio de suavidad, comodidad y suavidad, además de que la moto ofrece  un gran aplomo en curva. Triumph, sabiendo de las virtudes de su montura, ofrece un completo catálogo de accesorios, con maletas de cuerto, parabrisas,..., siempre pensado en salir de viaje en cuanto surja la más mínima oportunidad. Eso sí, se echa de menos la posibilidad de incorporar el ABS al sistema de frenado. La America es bastante parecida a la Speemaster, pero las ruedas las delatan, pues la primera cuenta con una llanta delantera de aleación de 12 palos.

De hecho, así cataloga la propia marca a la vertiente más atrevida de la Thunderbird, la Thunderbird Storm está caracterizada por el doble faro delantero de las Rocket III o de la más deportiva Speed Triple. Su cilindrada es un poco superior a la de la Thunderbird estándar, jugando ya cerca de los 100 CV, lo que se nota ligeramente en sus prestaciones. Por lo demás y salvo las diferencias estéticas (muelles de amortiguadores y exterior de horquilla anodizados y no cromados) tienen un funcionamiento similar. La transmisión final por correa dentada es más suave que la cadena y la suspensión trasera permite cierta regulación para disfrutarla acompañado de un pasajero que se encontrará con un asiento pequeño.

 

Desde Iowa nos llega esta Victory Judge, un modelo que, junto con la High Ball, se desmarca de las Victor y restantes por el diámetro de sus llantas, de sólo 16”. Para mejorar su comportamiento dinámico dadas sus dimensiones y peso, las gomas son más estrechas que en las otras Vegas con las que comparte su base. Dentro de que es una custom larga y baja, podríamos catalogarla de deportiva, ya que se maneja bien e incluso te puedes divertir en un puerto de montaña. De hecho, fíjate en sus laterales, en los que como en algunas Harley-Davidson XR, encuentras sendas placas portanúmeros. Diferente, deportiva hasta cierto punto y musculosa, así es la  Judge de Victory Motorcycles.

La Yamaha XVS 950 es una custom con importantes cifras de potencia y par, pero el motor destaca sobre todo por su finura de funcionamiento y su bajo grado de vibraciones. La progresividad del embrague, el buen escalonamiento del cambio y la transmisión final por correa dentada contribuyen al placentero uso de la moto. En contra de lo habitual en tantas otras custom, la Midnight Star admite bien los cambios de dirección pese al lanzamiento de su horquilla, haciendo que sea fácil de llevar; los frenos ayudan al ser incluso contundentes. La  posición de conducción no es extrema como en ciertas custom, por lo que se la conduce de modo descansado, y sintiéndose que se ejerce control sobre ella en todo momento.

Su poderoso motor V4 genera casi 10 kgm de par a sólo 2.250 rpm y más de 15 a 7.000. La Yamaha Vmax es capaz de traccionar hasta derrapar. La cantidad de potencia y par disponibles a bajo régimen facilitan poder mantener un cómodo ritmo a bajas velocidades, a lo que ayudan el suave accionamiento del acelerador y el embrague, y la precisión del cambio y el cardan. En curvas, tiene una manejabilidad sorprendente teniendo en cuenta sus dimensiones y peso, y la anchura (200 mm) del neumático trasero. Potentes frenos con ABS de serie: logran que la horquilla no se hunda mucho al frenar. Eso sí, el monoamortiguador trasero tiene reacciones secas. La posición de conducción es amplia y bastante natural.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Pit lane walk abierto al público de acceso libre para los que adquieran la entrada pa...

El próximo Spidi Tour se celebrara el 5 de octubre por las serranía malagueña. ¡Más d...

Los días 26 y 27 de octubre, en el circuito Rocco´s Ranch, en Montmeló, Barcelona, lo...

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Con un diseño trail, que recoge el aspecto de su hermana mayor que tanto éxito ha ten...

Si te haces con la UM DSR Adventure 125 o la UM Scrambler Sport, recibirás un baúl tr...