Consejos para alquilar una furgoneta en el transporte de la moto

Este tipo de vehículos se suele utilizar habitualmente para trasladar la moto en largas distancias.

El alquiler de una furgoneta para llevar motos es habitual. Fuente: iStock/Kyryl Gorlov.
El alquiler de una furgoneta para llevar motos es habitual. Fuente: iStock/Kyryl Gorlov.

Transportar una moto no siempre es tarea fácil. Ya sea por un cambio de domicilio o porque se quiere utilizar en otro lugar distinto al habitual, hay ocasiones en las que se desea llevarla de un lado a otro (sin necesidad de hacer recorrer toda la distancia conduciéndola, ya que en ocasiones se trata de motos preparadas para el campo). Una de las opciones que los usuarios tienen es utilizar una furgoneta para llevar a cabo esta tarea. Claro que no siempre se cuenta con un vehículo de estas características. Por lo tanto, será el momento de alquilar una.

Alquiler de una furgoneta

Para alquilar una furgoneta no hace falta ningún permiso especial, ya que se pueden conducir con el carnet B, es decir, el de los coches. Además, una moto no es una mercancía “especial”, es decir, no es necesario sacar otros permisos para trasladarla de un lado a otro. Así pues, tal y como se alquilan furgonetas para llevar muebles en una mudanza, lo mismo se puede hacer con una motocicleta.

Lo que sí hay que tener en mente son algunos consejos para que el transporte de la moto sea más sencillo y satisfactorio. Cuando se va a alquilar una furgoneta, conviene fijarse en los siguientes aspectos:

  • Si la furgoneta cuenta también con una puerta lateral, mejor que mejor, ya que las tareas para sujetar la moto serán mucho más sencillas de realizar.
  • Si el vehículo tiene ventanas, estas deben ser tintadas para que no se vea lo que hay dentro y evitar así que los amigos de lo ajeno se vean tentados a hacer de las suyas.
  • Si la furgoneta cuenta con una pequeña rampa, será más sencillo subir la moto. De lo contrario, hay que hacerse con una para evitar golpes tanto al vehículo como a la propia motocicleta.
Furgoneta preparada para el transporte. Fuente: iStock/Tramino
Furgoneta preparada para el transporte. Fuente: iStock/Tramino.

Cuando se ha alquilado la furgoneta

Una vez que el alquiler del vehículo se ha realizado, es el momento de tener presentes estos consejos:

  • La sujeción de la moto es algo fundamental. Se debe contar con un sistema de correas y cinchas que sujeten la máquina a la perfección, de manera que no se mueva ni un ápice durante el trayecto y con las maniobras que el conductor tenga que hacer (frenadas, curvas, acelerones, cambios de dirección, aparcamiento…). Por regla general, las furgonetas de transporte tienen lugares a los que sujetar esas correas, con lo que no tiene por qué ser una tarea complicada.
  • Es recomendable vaciar los depósitos de la moto, para evitar cualquier problema de que se derramen líquidos en la furgoneta. Además, el combustible es una mercancía peligrosa. En este sentido, no habría problema legal puesto que se pueden llevar hasta 50 litros siempre y cuando el recipiente sea homologado, y en el caso del depósito de la moto, lo es. Claro que siempre es mejor que vaya vacío.
  • Además de la documentación que muestra que se ha alquilado la furgoneta, hay que portar la de la propia motocicleta pues de no llevarla podría haber sanciones por parte de los agentes de tráfico.
El transporte de la moto es habitual en vacaciones. Fuente: iStock/Voyagerix

Relacionado

Transporte de motos: ¿qué opciones hay?

¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?

Relacionado

¿Qué tener en cuenta al comprar un remolque para llevar motos?

Furgoneta con uno de los remolques para transportar motos. Fuente: iStock / RomanBabakin

Relacionado

Cómo transportar la moto de una ciudad a otra

Nuestros destacados