Renzo Pasolini, el italiano que plantó cara a Agostini

Este carismático piloto italiano fue subcampeón del mundo un año antes de fallecer en el circuito de Monza

Renzo Pasolini en la carrera de 350 cc de 1970 con una Benelli. Fuente: Maurice Büla © FIM
Renzo Pasolini en la carrera de 350 cc de 1970 con una Benelli. Fuente: Maurice Büla © FIM

La vida de Renzo Pasolini bien podría dar para hacer una película, ya que, sin lugar a dudas, se trataba de un piloto con gran carisma, capaz de enfrentarse cara a cara al supercampeón Giacomo Agostini e incluso de ganarle en algunas ocasiones. Claro que el final del largometraje sería trágico, ya que este hombre nacido en Rimini (Italia) en julio de 1938 falleció en un fatal accidente en el circuito de Monza, en una jornada que pasaría a la posteridad como una de las más nefastas del Campeonato del Mundo de Motociclismo.

¿Quién fue Renzo Pasolini?

En los libros de historia motociclista, encontraremos que Renzo Pasolini fue subcampeón del mundo en dos ocasiones, una en 1968 y en la cilindrada de 350 cc (que ganó Giacomo Agostini) y la otra en 1972, en el cuarto de litro, donde Jarno Saarinen solo se impuso por un punto al final del campeonato.

Sin embargo, Pasolini fue conocido por ser uno de esos pilotos carismáticos que eran capaces de atraer todos los focos de atención. Era conoc​ido por su interés en otros deportes, por gestionar las curvas de un modo muy particular y arriesgado… y por sus juergas. El de Rimini era fumador y dado a ir de fiesta aunque se casara y tuviera dos hijos. Y a pesar de saber que vencer a tipos como Agostini o Hailwood era una misión casi imposible, no por ello dejaba de intentarlo. Y es que ganar un mundial en aquellos tiempos de dominio tan claro resultaba harto complicado. Como hemos dicho, se llevó dos subcampeonatos a los que sumó seis victorias y treinta y cinco podios.

Su mejor año fue 1972, a lomos de una Aermacchi tanto en 350 como en 250. En la segunda de estas cilindradas se le fue el título por muy poco frente al mencionado Saarinen, con quien compartió el último día de sus respectivas vidas.

Pasolini en el TT de la Isla de Man en 1967. Maurice Büla © FIM
Pasolini en el TT de la Isla de Man en 1967. Maurice Büla © FIM

Monza 1973

Después de un complicado inicio de temporada debido a la poca fiabilidad de su nueva Harley-Davidson, Pasolini llegó a Monza con ganas de comerse el mundo. Nada como correr en casa para quitarse el mal sabor de boca de anteriores abandonos. Sin embargo, en 350 las cosas no fueron bien, ya que tuvo que abandonar nada más comenzar la prueba. Quedaba la oportunidad de 250 cc.

Sin embargo, los hados no estaban de su parte aquel día. Algunos apuntaron que había quedado aceite en la Curva Grande o Curvone, y eso provocó que Pasolini se fuera contra las vallas. Aunque al parecer lo que realmente ocurrió es que su moto se gripó -ya le había ocurrido en la carrera de 350-, y no pudo evitar la caída, golpeándose con las protecciones. Pasolini falleció en aquel instante, en una curva que había negociado en innumerables ocasiones. Y para los que creen en el destino, aquella jornada fue realmente funesto, puesto que el accidente de Pasolini provocó que otros 14 pilotos se fueran al suelo (entre ellos Walter Villa, Victor Palomo y Fosco Giansanti). Sin embargo, el que se llevó la peor parte fue Jarno Saarinen, el campeón del cuarto de litro, que también murió en la caída. De un plumazo perecieron los dos mejores pilotos del año anterior.

Archivado en:

Subcampeones de leyenda (20): Renzo Pasolini

Relacionado

Subcampeones de leyenda (20): Renzo Pasolini

Jarno Saarinen estaba llamado a ser la nueva referencia del Mundial en 1973.

Relacionado

La tragedia de Monza: el terrible adiós a Saarinen y Pasolini

AGV saca la colección Legends en honor a Giacomo Agostini y Renzo Pasolini

Relacionado

AGV saca la colección Legends en honor a Giacomo Agostini y Renzo Pasolini

Los mejores vídeos