BSA, auge y caída de un icono del motociclismo mundial

Durante la primera mitad del siglo XX, esta marca estuvo a la cabeza en cuanto a ventas e innovación.

Modelo K 550 cc de BSA. Fuente: iStock/ermess
Modelo K 550 cc de BSA. Fuente: iStock/ermess

La historia del motociclismo ha dejado para el recuerdo numerosas marcas ya desaparecidas (o casi) que en su momento no solo lideraron el mercado, sino que además fueron un referente para sus competidores y un objeto de deseo para los motoristas. Entre ellas no se puede olvidar BSA (provenía de la Birmingham Small Arms Company Limited), una de las marcas que todo el mundo quería llevar en la primera mitad del siglo XX.

Breve historia de BSA

Tal y como hemos hecho con otras marcas míticas, vamos a repasar la trayectoria de BSA y conocer por qué llegó a ser uno de los principales fabricantes del mundo.

  • Aunque se llevaba tiempo hablando de ello, la primera moto que fabricó BSA se presentó en el año 1910, fue la 3½ HP2​.
  • Toda la producción de estas motos se agotó sucesivamente entre los años 1911 y 1913, justo antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial.
  • Después de la contienda, comenzó a fabricar la BSA Model E de 770 cc, la cual contaba con un motor bicilíndrico en V.
  • En 1928 sacó a la venta un modelo con motor de dos tiempos, el denominado A28.
  • En 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, BSA mostró su músculo financiero comprando el negocio de Sunbeam, otra de las marcas clásicas de motocicletas y bicicletas. Al año siguiente, hizo lo propio con Ariel Motors.
  • Como se puede suponer, en la contienda BSA fue uno de los principales fabricantes de motos para los ejércitos aliados, superando las 126.000 unidades.
  • Tras la guerra, BSA aumentó su producción porque se demandaban un gran número de motos.
Detalle de una moto BSA. Fuente: iStock/Alan_Lagadu
Detalle de una moto BSA. Fuente: iStock/Alan_Lagadu.
  • En 1953, el negocio de las motos pasó de BSA Cycles a BSA Motorcycles. En la década de los 50, el negocio de BSA continuó aumentando gracias a su capacidad de producción y a la calidad de sus motos.
  • En 1953, BSA ganó las 500 millas de Daytona.
  • En 1964 y 1965, la marca ganó el Campeonato Mundial de Motocross en la categoría de 500 cc.
  • Sin embargo, en los años 60 el empuje de las motos japonesas, así como de otras marcas europeas, provocó que las cifras de ventas disminuyeran. Esto provocó que se tomaran decisiones poco acertadas por parte de la cúpula directiva, lo que desembocó en un paulatino deterioro de sus finanzas.
  • En 1973 la situación de la compañía ya era desesperada, a punto del cierre y la bancarrota, de modo que el propio gobierno británico intervino, poniendo el negocio en manos de Norton-Villiers. Aquello no cambió la tendencia y la fábrica se terminó cerrando. 
  • En 1978, los derechos de uso de la marca los adquirió B.S.A. Company.

Como parte de su estrategia de “rescatar” viejas marcas, el Grupo Mahindra de India compró la marca BSA en el año 2016, tal y como hizo ese mismo año con la checa Jawa. El objetivo no es otro que producir nuevas motos con el nombre legendario y con un toque retro que tanto gusta en estos días. Y es que siempre es buen momento para reverdecer viejos laureles.

Archivado en:

Moto de Royal Enfield. Fuente: iSTock/Yarygin.

Relacionado

La trayectoria de la marca más antigua: Royal Enfield

Lambretta aparcada. Fuente: iStock/marialba.italia

Relacionado

Lambretta, el mito del scooter "made in Italy"

Norton Commando 961 SE. Fuente: iStock/Richard-7

Relacionado

Grandes momentos de la historia de Norton

Los mejores vídeos